05/01/2013

Tucumán

Los gremios tucumanos no quieren que las clases empiecen en febrero

Aseguran que la medida fue resuelta "de manera inconsulta" por parte del Ministerio de Educación de la provincia.

El anuncio del inicio de las clases el 25 de febrero próximo cosechó el rechazo generalizado de los gremios docentes.

Representantes de líneas internas de la Agremiación Tucumana de Educadores Provinciales (ATEP), del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) y de la Unión Docentes Tucumanos (UDT) cuestionaron, con distintos argumentos, la fecha indicada por la ministra de Educación, Silvia Rojkés de Temkin. En particular, advierten que antes de precisar el día de inicio de clases deben cerrarse acuerdos relacionados con el salario y con las condiciones laborales de los docentes, pero también con el estado edilicio de las escuelas.
 
"La fecha resulta inoportuna, unilateral e inconsulta. No garantizamos el inicio de clases. No están dadas las condiciones para comenzar porque quedan muchas cosas por resolver: mejoras en las condiciones de trabajo, la carrera docente, los concursos para cubrir cargos directivos y, por supuesto, el tema de los salarios", indicó el secretario general de ATEP, David Toledo. Agregó que el anuncio lo sorprendió, debido a que días atrás había mantenido conversaciones con representantes del Gobierno, en las que, según dijo, hablaron del cronograma para la reincorporación del personal administrativo y de los maestros a la actividad interna, pero no del comienzo de clases.
 
Los disidentes de ATEP Diego Toscano y Cecilia Sosa dejaron en claro que no le creen al titular del gremio. "El Gobierno sabe que Toledo chillará, pero terminará acatando. Los docentes autoconvocados queremos que los paritarios sean electos en asamblea general; no confiamos en el Frente Gremial Docente, que se apresta a canjear condiciones laborales por un punto más de un aumento que, de todos modos, fijará el gobernador (José Alperovich)", manifestaron. (La Gaceta)
 
Recomienda esta nota: