05/01/2017

Argentina

El Gobierno reconoce que no hay estadísticas para justificar la baja de la edad de imputabilidad

“No tenemos estadísticas tan detalladas pero sí algunos números que nos hacen de alarma", reconoció el subsecretario de Política Criminal de la Nación, Martín Casares.

En el marco del proyecto del oficialismo para bajar la edad de imputabilidad de 16 a 14 años, el subsecretario de Política Criminal de la Nación, Martín Casares, admitió que no hay suficientes datos para fundamentar esa propuesta: “No tenemos estadísticas tan detalladas pero sí algunos números que nos hacen de alarma". 


De este modo, contradijo al ministro de Justicia, Germán Garavano, quien afirmó que "la evidencia por muestreo indica a que a partir de los 15 años hay una fuerte incidencia al delito en los jóvenes”, en defensa de la iniciativa que impulsa el macrismo


"El objetivo no es sancionar sino aplicar medidas para integrar a los chicos a la sociedad y que no cometan delitos. Es muy difícil ver los datos de lo que no ingresa al sistema, no tenemos estadísticas tan detalladas pero sí algunos números que nos hacen de alarma", admitió Casares, quien depende de la cartera de Garavano, en diálogo con radio FutuRock. Reconoció, también, que no hay una meta definida desde el Gobierno de Cambiemos sobre los motivos de la reforma propuesta, en pleno año electoral: "No nos estamos poniendo de acuerdo en por qué y para qué la baja de imputabilidad".


En tanto, aclaró que el gobierno busca "modificar todo el paradigma y sistema de responsabilidad penal juvenil que viene de 1980, de un decreto ley de la dictadura, que hoy es obsoleto y no respeta los estándares internacionales". Y agregó: Son un montón de cosas, la edad de imputabilidad es tan solo un eje de la discusión que debemos dar".


El decreto ley en cuestión es el número 22.278, que lleva la firma del dictador Jorge Rafael Videla. De hecho, cuando se impuso en 1980 estableció la edad de imputabilidad en 14 años, tal como ahora pretende el macrismo. Fue en 1983, en el último tramo dictatorial, cuando se elevó a 16 años. El nuevo proyecto apunta a retroceder al punto anterior.

  

La iniciativa del oficialismo, lanzada tras el crimen de un adolescente en Flores por parte de otro menor, desató fuertes críticas desde diversos sectores, algunos incluso cercanos al Gobierno. La líder del GEN, Margarita Stolbizer, cuestionó que es "una medida populista y demagógica".


Por su parte, la diputada nacional del Frente Renovador Graciela Camaño aseguró que la propuesta es una "cortina de humo ante el desastre en materia de inseguridad". El tema genera rispideces al interior de ese espacio, donde su referente Sergio Massa ya durante la campaña defendió la baja de la edad de imputabilidad a 14 años.


Por otro lado, el Premio Nobel de la Paz y presidente de la Fundación Servicio Paz y Justicia (SERPAJ), Adolfo Pérez Esquivel, también expresó su rechazo a la propuesta macrista: "Una medida como esta no es la solución para los problemas de la inseguridad, existen contundentes argumentos y estadísticas que demuestran que la baja en la edad de imputabilidad no tiene incidencia en la problemática del delito", advirtió.


Asimismo, UNICEF Argentina manifestó en un comunicado su oposición a la iniciativa y propuso en cambio la aprobación de una Ley de Justicia Penal Juvenil, que proteja los derechos humanos y garantice que cada adolescente sea sometido a un proceso penal con las debidas garantías.


Notas Relacionadas:

Te Recomendamos:
Recomienda esta nota: