05/01/2017

El mundo

El Papa recibió a los afectados por el terremoto en Italia y los alentó a soñar

“Gracias por lo que hicieron, por ayudarse, para construir, para reconstruir los corazones, las casas y el tejido social", les dijo Francisco recibió a más de 800 damnificados por el sismo del pasado 24 de agosto.
Ampliar (1 fotos)

Papa Francisco.

El Papa Francisco recibió a más de 800 damnificados por el terremoto que sacudió Italia el pasado 24 de agosto y les pidió "no perder la capacidad de soñar" al tiempo que destacó su capacidad para "reconstruir los corazones, las casas y el tejido social".


"Perdieron tantas cosas, sí; pero se volvieron una gran familia en otra manera. Se quedaron cerca el uno al otro. Y la cercanía nos hace más humanos, más personas de bien. Una cosa es ir solos por el camino de la vida y otra es ir acompañado", recordó tras haber saludado uno a uno a las personas de diversas localidades del centro de Italia que recibió en el Aula Paulo VI del Vaticano.


"Hay que recomenzar, que reconstruir. Pero sin perder la capacidad de soñar. Soñar y recomponerse, tener el coraje de soñar una vez más", los animó. "Saben que estoy cercano a ustedes. Cuando me enteré esa mañana de lo que había pasado, sentí dos cosas 'debo ir', fue una y dolor la otra", les recordó.


Tras escuchar los testimonios de una familia de Amatrice sobreviviente al sismo que dejó casi 300 muertos y de un sacerdote de una diócesis cercana, el Pontífice destacó la importancia de "reconstruir el corazón antes que las casas", aunque "las cicatrices quedaran toda la vida y les recordarán este momento de dolor, más allá de la suerte de haber salido vivos".


El Obispo de Roma se mostró "orgulloso de los pastores que no dejaron la tierra, que cuando ven los lobos no corren" tras escuchar el testimonio de Luciano Avenati, párroco de sant’Eutizio in Preci, y su trabajo de contención tras el sismo.


"Gracias por venir hoy y a algunas audiencia de estos meses. Gracias por lo que hicieron ayudarse, para construir, para reconstruir los corazones, las casas y el tejido social", los saludó. "Y gracias por reconstruir con su ejemplo el egoísmo de los corazones de quienes no hemos sufrido lo que sufrieron ustedes", lo despidió.


Antes, el Pontífice había escuchado un breve testimonio de un sobreviviente, Raffaele Festa, de Amartice, con su esposa y sus dos hijos. "Lo peor que puedo hacer es darles un sermón; preferí escucharlos y hacer mías sus palabras para luego tener esta reflexión", expresó Francisco.


"Segundos interminables en el corazón de la noche que hicieron temblar todo. Mi mujer y yo nos abrazamos enseguida. Desde ese día nuestra vida ya no es la misma. La suerte de haber salido vivos no podrá tapar el dolor de haber perdido tantos amigos", recordó Festa.


"Del primer momento he sentido que debía venir entre ustedes, simplemente para decirles que estoy cercano y que rezo, rezo por ustedes", les había asegurado Francisco a los pobladores durante una visita que hizo a las zonas afectadas por el sismo el pasado 4 de octubre.


Además, el Pontífice impulsó desde entonces distintas iniciativas benéficas para juntar fondos para las personas afectadas, como incluirlos entre los beneficiarios de la clásica lotería organizada por el Vaticano, que este año se sorteará el 2 de febrero con billetes a 10 euros.



Recomienda esta nota: