19/04/2017

El mundo

La CIDH pide a Venezuela garantizar el derecho a la protesta y evitar la militarización

La Comisión de Derechos Humanos ha expresado su preocupación por los hechos de violencia acaecidos en los últimos días durante las manifestaciones opositoras. Este miércoles dos personas han perdido la vida.
Ampliar (1 fotos)

Capriles convoca a una nueva movilización para el jueves.

En el marco de las masivas protestas organizadas en Venezuela contra el gobierno de Nicolás Maduro, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) manifestó su alarma frente a la militarización y el llamado a armar a 500 mil milicias civiles "para defender la paz, la soberanía e independencia de la patria" durante las manifestaciones que se estarán llevando a cabo en el día de hoy y sucesivos en Venezuela.


Este inminente despliegue de fuerzas militares y milicias civiles armadas ordenadas por el Poder Ejecutivo representa una grave amenaza a los estándares en materia de protección de la seguridad ciudadana y la protección de los derechos humanos, sostiene el comunicado de la CIDH.


La CIDH ha expresado su extrema preocupación por hechos de violencia que han ocurrido en Venezuela en las últimas semanas en contextos de manifestaciones y que cobraron la vida de por lo menos cinco manifestantes, decenas de heridos, denuncias sobre torturas y cientos de personas detenidas.


Asimismo, la CIDH ha recomendado que el Estado reconozca públicamente y proteja el derecho a la reunión pacífica y libertad de expresión sin discriminación por razones de opinión pública y excluya la participación de militares y fuerzas armadas de los operativos de manejo de manifestaciones públicas, entre otras. La Comisión rechaza cualquier tipo de expresión o discurso intimidatorio de altos funcionarios del Estado en contra de la ciudadanía y dirigentes de oposición como forma de disuadir el derecho a la manifestación.


La Comisión hace un llamado urgente a las autoridades a cumplir con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos incluyendo el deber de facilitar las manifestaciones y protestas garantizando la vida e integridad personal de los y las manifestantes, a la vez de excluir el uso de armas de fuego de los dispositivos utilizados para el control de las protestas sociales.


A fin de contribuir a la no repetición de hechos de violencia y del uso excesivo de la fuerza en el contexto de manifestaciones, la CIDH hace un enérgico llamado a rechazar cualquier forma de violencia y promover la búsqueda de soluciones con absoluto apego a los derechos humanos. Como ha manifestado la CIDH: "La criminalización de la legítima movilización y protesta social, sea a través de represión directa a los manifestantes, o a través de investigación, detención arbitraria de manifestantes y proceso criminal, es incompatible con una sociedad democrática donde las personas tienen el derecho de manifestar su opinión" pacíficamente.


Por su parte, este miércoles, tras una nueva jornada de marchas, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, condenó la "violenta represión" de las fuerzas chavistas durante las manifestaciones y las muertes de los dos jóvenes venezolanos.


"Condenamos la violenta represión y muerte de venezolanos hoy #19abr. Basta de atropellos a los derechos de la gente", escribió el funcionario uruguayo en su cuenta de Twitter.


Carlos Moreno, de 17 años, recibió un disparo en la cabeza cuando se encontraba en una de las concentraciones opositoras en el centro de Caracas y murió en la clínica en la que había ingresado, según confirmó el Ministerio Público (MP, Fiscalía) de Venezuela.


Por otro lado, una mujer de 23 años murió en el estado de Táchira (oeste), también como consecuencia de un impacto de bala. La Fiscalía reportó, además, dos heridos durante las protestas contra el régimen de Nicolás Maduro en Caracas.


En tanto, durante un discurso ante sus seguidores, Maduro anunció que fueron arrestados más de 30 supuestos "violentos terroristas", unas detenciones que relacionó con planes de sus opositores para "asaltar el poder". Sin embargo, el Foro Penal de Venezuela informó que más de 100 manifestantes fueron privados de su libertad.


Samuel Moncada, embajador de Venezuela en la OEA, acusó a Estados Unidos, a Almagro y a un amplio grupo de países de ese bloque regional de "estimular la violencia" en el país.


"Este lugar (la OEA) se está usando como sala de comando para estimular la violencia en Venezuela, y el secretario general y los países son parte de ese complot", afirmó Moncada.


Las manifestaciones opositoras de las últimas semanas, que han sido brutalmente reprimidas por el régimen, han dejado hasta el momento un saldo de ocho muertos, decenas de heridos y más de 500 heridos.

(CIDH, Infobae)


Recomienda esta nota: