03/01/2017

Tucumán

La Municipalidad apeló la cautelar que frena el traspaso de explotación de la Línea 11

Además se informó que este servicio “está siendo cubierto por otras empresas de ómnibus que realizan recorridos por los mismos sectores”.
Ampliar (1 fotos)

La Municipalidad de San Miguel de Tucumán interpuso este martes "un recurso de revocatoria de la medida cautelar" que suspendió el traspaso de la administración de la Línea 11. Así lo confirmó el secretario de Gobierno, Walter Berarducci, quien informó también que este servicio “está siendo cubierto por otras empresas de ómnibus que realizan recorridos por los mismos sectores”.

 

El funcionario detalló que en la apelación contra la cautelar dictada por la Sala 1 de la Cámara en lo Contencioso Administrativo “se solicitó su revocatoria por considerarla arbitraria y no tener sustento jurídico, y por entender que son legítimos y ejecutorios los decretos firmados por el intendente Germán Alfaro”, que disponían cambios en la explotación de esta línea de colectivos.

 

La cautelar dictada por esta sala dejó sin efecto los decretos municipales que declaraban la caducidad de la concesión a la empresa Inverbus SA y el otorgamiento de un permiso provisorio a la firma Leagas SA para la explotación de esa ruta en el servicio de ómnibus.

 

“Hubo, mínimamente, un desconocimiento por parte de la Sala 1 de la Cámara al dictar el fallo (…) La empresa Inverbus SA, que está concursada actualmente y es una incumplidora serial de las condiciones de concesión del servicio de ómnibus, tal como demuestran los expedientes administrativos presentados por la Municipalidad, no aportó a la Justicia ningún elemento que demuestre una supuesta arbitrariedad o persecuciones, como alega su propietario”, dijo Berarducci.

 

El secretario de Gobierno también apuntó a la firma en conflicto:“en el expediente judicial y en la documentación aportada por el municipio, están constatados los diversos incumplimientos por parte de la empresa en lo que respecta a la cantidad de unidades, a las características y la documentación de las mismas, la falta de cumplimiento de ordenanzas que exigen tener ómnibus con aire acondicionado y rampas para discapacitados, además de la contratación de seguro para pasajeros y para terceros, y un incumplimiento fiscal nacional, provincial y municipal”.

 

En esa línea, criticó a Oscar Alonso, gerente de Inverbus: “Figura como gerente de la empresa y no como su dueño, como él alega, lo cual también demuestra su derrotero de cambios de figuras societarias para dejar a acreedores indefensos sin poder cobrar sus deudas. Es parte del expediente y debe demostrar su interés como concesionario en el cumplimiento del vínculo contractual con el municipio”.

 

El funcionario comunal aseguró que Alonso “demostró desinterés, porque hay una inactividad total de su parte en los expedientes administrativos realizados por incumplimientos de la empresa, por lo tanto no puede alegar una supuesta falta de intimación por parte de la Municipalidad, máxime cuando la ordenanza número 400, que regula la actividad, prevé los plazos y formas a cumplir con estos contratos”, consignó un comunicado oficial.

 



Recomienda esta nota: