29/03/2017

El mundo

COMISIÓN HELSINSKI

Comisión norteamericana de Derechos Humanos condena acciones legales contra los Testigos de Jehová en Rusia

La Comisión de Seguridad y Cooperación en Europa, conocida como Comisión de Helsinki, emitió un pronunciamiento en el que acusa al gobierno ruso de utilizar la amenaza terrorista para socavar la libertad religiosa en ese país y reclama el cese inmediato de la persecución religiosa.
Ampliar (1 fotos)

La Comisión de Helsinki exige al Gobierno ruso detener de inmediato el hostigamiento. Foto daily-news.eu

La Comisión de Seguridad y Cooperación en Europa, o Comisión de Helsinki, integrada por miembros del Congreso estadounidense, emitió un comunicado con fecha de 28 de marzo en el que condena la persecución por motivos religiosos del Gobierno de Rusia contra la organización de los testigos de Jehová en ese país, y reclama el cese inmediato de las acciones legales que buscan proscribirla bajo el pretexto de la amenaza extremista.


La Comisión Helsinski, creada para promover los derechos humanos, la seguridad militar y la cooperación económica en 57 países de Europa, Eurasia y Norteamérica, entre ellos la misma Rusia, acusa al Gobierno ruso encabezado por Vladimir Putin de utilizar las amenazas terroristas reales para terminar de socavar la limitada libertad religiosa que pervive en dicha nación, y advierte sobre las graves consecuencias que podría acarrear en ese aspecto la prohibición de la obra de los Testigos, que podría concretarse a partir de una inminente decisión del Tribunal Supremo Ruso a pedido del ministerio de Justicia.


"Es erróneo aplicar leyes antiterroristas a aquellos que buscan practicar su fe", declaró el Presidente de la Comisión, Senador Roger Wicker, quien añadió que "El Gobierno Ruso está aprovechando las genuinas amenazas de violencia extremista para minar lo poco que de la libertad religiosa sobrevive en ese país. Esto distrae de los esfuerzos reales por combatir el terrorismo. Urjo al Gobierno de Rusia a detener el caso inmediatamente", imperó el integrante de a Cámara Alta.


Por su parte, el vice presidente de la Comisión, el diputado Chris Smith, afirmó que de atender al caso sobre el que se expedirá en breve la Corte del país europeo depende tal vez "la supervivencia de los testigos de Jehová -y de hecho de la libertad religiosa- a lo largo de la Federación Rusa". Smith vaticinó que "Si la Suprema Corte de Rusia declara a este grupo religioso como una organización extremista, ello será una preocupante señal para todos los creyentes y marcará un oscuro día para todos los rusos."


En tanto, y posicionándose como un acérrimo defensor de la libertad religiosa, el Comisionado Richard Hudson sostuvo que se encuentra desconcertado por el intento del Gobierno ruso de proscribir al conjunto de miembros de la agrupación religiosa bajo el pretexto de la amenaza nacional. "La afiliación religiosa nunca puede ser una justificación para la persecución", sentenció.


El documento concluye recordando que, de acuerdo con el Acta Final de Helsinki, rubricada por los 57 Estados participantes de la Organización para la Seguridad y la Cooperación En Europa, incluida Rusia, "Los Estados participantes reconocerán y respetarán la libertad de los individuos a profesar y practicar, solos o en comunidad con otros, su religión o creencia en acuerdo con los dictados de su propia conciencia."


Como señala el mismo comunicado, el 15 de marzo el Ministerio de Justicia Ruso envió a la Corte Suprema un pedido formal para consignar a la Administración Central de los testigos de Jehová en Rusia como una organización extremista y liquidar su Centro Administrativo y las 395 sucursales locales. En caso de que la Corte se pronuncie en contra de la Administración Central, unos 175 mil miembros de los Testigos podrían ser perseguidos y acusados de delitos criminales por practicar su fe.




Recomienda esta nota: