21/04/2012

Tucumán

El Parlamento de los Pueblos se pronuncia en contra de la megaminería

El debate del encuentro realizado en Tucumán cuestionó el saqueo de los recursos mineros y se repudió el modelo productivo impuesto por el Ejecutivo Nacional. Resolución final.

Ampliar (1 fotos)

Después de mucho tiempo en donde solamente sobresalían declamaciones, solicitudes y recomendaciones apegadas más a meros formalismos, la jornada final del Parlamento del NOA que sesionó en nuestra provincia fue el receptáculo de la polémica por la actividad mega-minera avivada por las voces sociales que manifestaron su contrariedad al desarrollo de este tipo de emprendimientos, sobre los que pesan graves denuncias por contaminación ambiental.

Quien propició la discusión política de este tópico fue el diputado provincial de Salta, Claudio Del Plá (referente del Partido Obrero) al presentar dos proyectos de resolución. Uno que toma las reivindicaciones de los pueblos que luchan contra la mega minería contaminante y otro que plantea la nacionalización de los hidrocarburos. 

Si bien es cierto que el plenario (integrado por representantes de Catamarca, Santiago del Estero, Jujuy, Salta, Tucumán y La Rioja) reunido en las instalaciones de la Legislatura tucumana no dio curso a la aprobación de las iniciativas elevadas por Del Plá, uno de los hechos que motivó la posterior alocución del legislador en torno a esta cuestión, fue la movilización que se hizo presente en el edificio de Sarmiento y Muñecas concretada por parte de el "Parlamento de los Pueblos", convocado por la Coordinadora en Defensa del territorio y los Bienes Comunes.

La marcha, de la que formaron parte organizaciones sociales, ambientales, agrupaciones políticas y sindicales, tuvo como objeto hacer llegar a los parlamentarios una declaración para ser homologada por el cuerpo legisferante (ver recuadro). Tal aspecto no fue posible, puesto que se argumentó oficialmente que todas las resoluciones del órgano eran adoptadas por consenso y, puesto que los proyectos de Del Plá no recibieron el visto bueno, no se correspondía el tratamiento al pedido efectuado por la Coordinadora.

Más allá de esta situación, el diputado salteño fue avalado por sus pares para que exponga los argumentos proyectados en los documentos aludidos. Así, Del Plá sostuvo en sus consideraciones que "se trata de oponer a la minería controlada por los monopolios capitalistas, contraria a la preservación de los bienes comunes y al interés de nuestros pueblos, una minería nacionalizada bajo control de los trabajadores, con un plan que sirva a nuestro progreso y termine con el saqueo de nuestros recursos".

En este sentido, lo aludido se basó, de acuerdo al legislador, en el repudio a un modelo que extrae, mercantiliza y agota los bienes comunes y que se manifiesta no sólo en la explotación de la megaminería a cielo abierto, sino que se observa en la consolidación de una cadena de agro-negocios cada vez más concentrada en grandes corporaciones nacionales y transnacionales. "Lo podemos ver en el avance sobre las tierras de comunidades campesinas, pueblos originarios y poblaciones enteras, en la apropiación privada y la especulación inmobiliaria de los espacios urbanos, en la extracción, saqueo y apropiación de nuestro petróleo, en el agotamiento de nuestras fuentes de agua", explicó.

Seguidamente, Del Plá indicó que "estamos enfrentando la consolidación de un modelo extractivo que avanza permanentemente sobre nuestros países latinoamericanos, priorizando la exportación de materias primas, saqueando nuestros bienes comunes, generando millonarias ganancias para unas pocas empresas, por sobre las necesidades de nuestros pueblos. Un modelo productivo que deteriora los diferentes ecosistemas y destruye nuestros suelos, nuestra agua y nuestro aire, afecta sustancialmente las economías regionales y la salud de las poblaciones".

Vale destacar que este asunto fue el único del orden del día que mereció una disertación que llevó varios minutos más de lo previsto y acordado por las autoridades de la Cámara, debido a la profundidad de los conceptos que en él se vertieron.

Otra de las cuestiones remarcadas por el referente del Partido Obrero estuvo centrada en el panorama que presenta la Cuenca Salí-Dulce debido al accionar degradante causado por las industrias tucumanas y de la región. "En el caso de nuestro Río Salí converge la contaminación de las agroindustrias (ingenios y citrícolas) con los desechos de la Alumbrera que vuelca el agua contaminada del secado del barro con minerales que llega por el mineraloducto. Una contaminación que afecta a toda la cuenca llegando incluso a Mar Chiquita en la provincia de Córdoba".

De Plá, a su vez, tuvo reparos y críticas para con la forma de contención a las protestas comunitarias en distintos puntos del país, que fueran sofocadas a partir de la represión policial amparada y dirigida por los respectivos oficialismos. "La respuesta de los gobiernos cómplices de las transnacionales ha sido la represión, la criminalización de la protesta, la amenaza de aplicar la repudiable ley Antiterrorista, aprobada e implementada por este mismo gobierno nacional que se dice defensor de los derechos humanos)”.

El diputado salteño cargó además contra la reciente creación de la Organización Federal de Estados Mineros (COFEMI), al sostener que "la contraofensiva de Cristina Kirchner toma forma bajo el Pacto Federal Minero, como asociaciones ficticias del estado con las mineras para reforzar la cuestionada situación de los pulpos ante la opinión pública nacional. La creación de un fondo para invertir en caminos, gasoductos y otras inversiones que requieren la explotación minera, sin modificar las leyes garantizan ventajas extraordinarias a los saqueadores, es la señal de este mayor compromiso del estado con las empresas para hacer frente a los pueblos en lucha. Representa una vía de cooptación de dirigentes y representantes de 'fuerzas vivas', para aislar a las organizaciones populares", lanzó.

Finalmente, no pudo estar ausente en su discurso, la asociación entre la UNT y Minera La Alumbrera, al reclamar la ruptura de dicho vínculo e instar al rechazo de las universidades nacionales a todo financiamiento proveniente de estas empresas. "No queremos que nuestra educación se sostenga sobre la base de ganancias producto de la explotación y saqueo de nuestros recursos naturales y la pauperización de las condiciones de vida de nuestro pueblo. De la misma manera, nos oponemos a que estas empresas se apropien del conocimiento que estos espacios públicos construyen, usando nuestras capacidades técnicas y humanas para darle continuidad a sus beneficios", advirtió Del Plá.

Declaración del Parlamento de los Pueblos

Que el avance de los proyectos mega-mineros en todo el territorio argentino que abarca la explotación de oro, plata, cobre, potasio, litio, uranio, tierras raras, gas y petróleo no convencionales y demás metales no declarados, con métodos de mega-explotación con utilización de tóxicos y grandes cantidades de agua, pone en riesgo a todas las poblaciones y a los ecosistemas en donde estos proyectos se desarrollan o se pretenden desarrollar.

Que la ficción de desarrollo y progreso planteado por el gobierno nacional y los respectivos gobiernos provinciales están trayendo a las comunidades devastación, sequías, contaminación, enfermedades y destrucción de las economías regionales. Exigimos:

  • La prohibición de la mega-minería hidroquímica de polimetálicos minerales radioactivos, tierras raras, potasio y litio, en cualquiera de sus formas.
  • Reforma del Código Minero y anulación de las leyes complementarias, el acuerdo federal minero y el tratado binacional argentino-chileno.
  • Anulación de la Ley Antiterrorista.
  • Declarar como derecho humano esencial el agua.
  • Reglamentación y aplicación de las ley Nacional de Glaciares.
  • Ruptura del vínculo de la Universidad Nacional de Tucumán con minera Alumbrera YMAD UTE y Minera Agua Rica y rechazo a los fondos mineros por parte de todas las universidades nacionales públicas.
  • Retiro de la base militar de Cruz del Sur en Chaco y en toda Latinoamérica, que constituye una verdadera invasión colonialista.
  • Declarar la contaminación ambiental producida por estos mega-emprendimientos como delitos de lesa humanidad y de lesa naturaleza.

Declaración elaborada por la Coordinadora de Defensa del Territorio y los Bienes Comunes.

El documento fue presentado al plenario delParlamento del NOA y elevado al Rectorado de la UNT para que se ponga en conocimiento del Honorable Consejo Superior. (El Siglo).


Recomienda esta nota: