17/06/2010

Tucumán

opinión

La Guerra del Fuego

Por El Perro Binario

Navegando en Internet, casi por casualidad, me topé con una foto y un link, que me llevaron a recordar esa vieja película en la que Jean-Jacques Annaud nos mostraba las peripecias de una banda de hombres monos para recuperar su tesoro más preciado: el fuego. Creo que se  llamaba “La Guerra del Fuego”, ¿La vio?

Si la respuesta es SI, ahórrese los próximos dos párrafos.

Si la respuesta es NO, usted seguramente ya estará  Googleeando* “Jean-Jacques Annaud, Guerra del Fuego” Si busca un poco, encontrará en qué año fue estrenada, una breve sinopsis (o varias sinopsis entre las cuales elegir), datos del director, los actores, si ganó algún Oscar etcétera.

¿Le interesaron los datos de la peli? Teclee “La guerra del fuego, Taringa”. . . busque un download potable y ¡a descargar! (Yo se la recomiendo personalmente, tiene unas escenas hilarantes sobre el descubrimiento de la risa y algunas más picantes en que un hombre mono y una primitiva homo sapiens mantienen relaciones en una cueva. Disfrútela con una sopita instantánea de crema de arvejas)

¿No pudo aguantar la tentación de seguir leyendo? ¿Me permite otra preguntita entonces? ¿Cuántas páginas tiene abiertas en este preciso momento? Cuéntelas: eldiario24.com, mesenger, facebook, hotmail. . . ¡quizás más! Probablemente algo que leyó o leerá en esta nota lo lleve a otra página y de ahí a otra y a otra más. O quizás prefiera compartirla con algún amigo, o escribir su propia reflexión al respecto y colgarla en su blog (¡con un link de referencia por favor!)...

Si es así...

ADVERTENCIA: Usted esta empleando Pensamiento de Red.

El fuego fue descubierto, hace aproximadamente unos... muchos miles de años. Al principio no era más que una maravilla indomable, no se sabía muy bien qué era, y se lo usaba básicamente para tres cosas: defenderse, abrigarse del frío y cocinar. Poco a poco, se fue convirtiendo en una herramienta indispensable y uno de los grandes dominios del saber humano (junto con el lenguaje, la rueda, etc.) Así pudimos, como especie, materializar muchos de nuestros más descabellados sueños, tales como: la posibilidad de habitar lugares inhóspitos, llegar a la luna, penetrar la oscuridad de la noche con la luz de nuestro ingenio, o simplemente cocinar un huevo frito a la madrugada.

En alguna parte usted debe haber leído que La Red (Internet) es una herramientita inventada hace unos 20 años mas o menos. Correcto. Ahora cambie la palabra “inventada” por “descubierta”. ¿Gran diferencia no? Antropológicamente hablando digo.

¿Qué es el Pensamiento de Red entonces? El pensamiento de red es una nueva forma de conectarse con el otro, sus amigos, su entorno cultural, y fundamentalmente con uno mismo. Es la habilidad que se esta desarrollando paralelamente a la red misma, es la forma en que se relaciona el sujeto-hombre conectado con el objeto-red para comunicarse con otro sujeto-hombre conectado. Y que tiene implicancia no solo dentro de la red sino (más interesante aún) fuera de ella, en lo que llamaríamos “mundo real”.

Muchas veces (por no decir siempre) la herramienta misma crea la necesidad, e impulsa nuevos usos y abusos para los cuales originalmente no estaba pensada.

El pensamiento humano esta cambiando y nuestra existencia entera también empieza a transformarse. No sólo en los claustros filosóficos de alto vuelo, ¡también en la charla cotidiana de doña Rosa con el sodero! (porque no lo dude: si doña Rosa y el sodero tuvieran Facebook, serían miembros del mismo grupo: “para más burbujas en el agua gasificada”)

¿Cómo se transforma -y transformará- el pensamiento de red nuestras vidas, nuestra comunicación, nuestra sociedad, nuestra forma de relacionarnos con los sentimientos, la psiquis, el arte, la ciencia, la política? ¿En el futuro, estaremos más cerca o más lejos de “el otro”?

Como dice la canción de Sabina: “El hombre de hoy es el padre del mono del año 2000” ...y los monos del 2010, ¿padres de qué hombres seremos?

Se la dejo picando en su monitor...

*del verbo googlear: Buscar en Google. Proveniente de Google, popular buscador de Internet cuyos orígenes se remontan al remoto año de mil novecientos noventa y ocho (1998).   
 



Recomienda esta nota: