14/02/2011

Argentina

Estados Unidos pide explicaciones y que le devuelvan los equipos retenidos

El Departamento de Estado asegura que todo el material que contenía el avión de la polémica había sido acordado con la Argentina.

Ampliar (1 fotos)

Estados Unidos, a través de un comunicado de la vocera del Departamento de Estado, Virginia Staab, dio su propia versión acerca de la incautación por parte de la Aduana argentina de material procedente de un avión militar estadounidense que intentó ingresar ilegalmente mercadería a nuestro país.

"En la tarde del 10 de febrero, un avión militar de Estados Unidos llevando expertos y equipos de entrenamiento, aterrizó en el aeropuerto argentino de Ezeiza, previamente autorizado y aprobado por el gobierno de Argentina", señala el comunicado.

"El propósito de la visita era un intercambio de entrenamiento entre militares expertos estadounidenses y la Policía Federal Argentina, centrado en rescate de rehén avanzado y técnicas de gestión de crisis", agrega el texto.

"La visita, parte de nuestra contínua cooperación con Argentina en seguridad ciudadana, había sido completamente coordinada y aprobada por el Ministerio de Seguridad y el Ministerio de Relaciones Exteriores del gobierno de Argentina", acota.

Y asegura que "aunque el cargamento fue debidamente manifestado en conformidad con discusiones y entendimientos previos, inesperadamente las autoridades argentinas entablaron una búsqueda prolongada y detallada del cargamento del avión, reteniendo ciertos artículos".

Como consecuencia de esa acción, la actividad de entrenamiento fue cancelada y el avión con el equipo de entrenamiento ha partido de Argentina.

"Estamos buscando explicaciones del gobierno de Argentina respecto a esta cuestión, dado que cualquier inquietud de su parte, pudo haber sido tratada a través de canales diplomáticos normales", señala el parte de Estados Unidos.

Y agrega que "Estamos buscando la devolución inmediata de todos los artículos retenidos por el gobierno de Argentina".

"Todos los artículos eran material que normalmente serían llevados durante un ejercicio de entrenamiento de esta naturaleza", explica.

Por su parte, Estados Unidos admitió el contacto del subsecretario Valenzuela con el canciller Timerman para "expresar inquietud con la manera en que las autoridades de Argentina estaban manejando una misión que había sido acordada previamente".

La Cancillería argentina informó que el comunicado emitidio por el Departamento de Estado de los Estados Unidos "contiene una serie de inexactitudes y omisiones".

El pasado día jueves 10 de febrero y luego del aterrizaje del avión, la Aduana procedió a realizar un chequeo de la carga y allí se descubrió que buena parte de ella no figuraba en el listado "de buena fe" provisto por la Embajada. (Télam).-

 

 

 


Recomienda esta nota: