29/09/2010

Tucumán

A 34 años de la muerte de dos dirigentes Montoneros

El 29 de septiembre de 1976 morían en un enfrentamiento en Buenos Aires Ismael Salame y José Carlos Coronel.

Este 29 de septiembre se cumplen 34 años de la muerte de dos importantes dirigentes de Montoneros muy vinculados a Tucumán: Ismael Salame, tucumano de nacimiento y José Carlos Coronel, nacido en Jujuy pero radicado en Tucumán.

Con ese motivo, la agrupación Peronismo Auténtico está difundiendo por mail un comunicado en el que reivindica la trayectoria de los dos militantes que murieron en un enfrentamiento en Buenos Aires junto a Eduardo Beltrán, Victoria Walsh y Alberto Molina.

El Peronismo Auténtico dice textualmente:

José Carlos Coronel nació en 1944 en la provincia de Jujuy, en la que su padre trabajaba como ferroviario. Fue siempre un alumno destacado y un  estudioso de  las teorías que planteaban una visión revolucionaria en todos los terrenos de la vida, política, social, cultural, económica.  En la Facultad de Derecho, tiene una activa vida como dirigente estudiantil.

José Carlos tenía esa permanente necesidad de expresar  a través de palabras, en esmeradas y cuidadosas construcciones poéticas,  su relación con los seres humanos, con el paisaje, con el movimiento  constante que imprime el trabajo cotidiano. Con esa perspectiva fundó la Agrupación “Raúl Galán” y fue parte del equipo de la Revista “Piedra”, ambas actividades en Jujuy. En 1969, publica “Gestos y algo más” en los Cuadernos Literarios de CPDC y en 1971, junto a Francisco Galíndez participa de la exposición "Poemas para Ustedes” organizada por el CUD, Centro de Único de Derecho. En esa muestra, el secretario de Cultura del CUD, Emilio Gauna señala “que la misión del poeta es prestar, muchas veces, su voz, al pueblo silenciado”. Producto de una generación que abrazaba  ideales con  fervor militante, José Carlos transmitía en su poesía,  conceptos agudos que aspiraban movilizar conciencias

Se recibe de abogado tempranamente, y se integra a la organización político militar, FAR, Fuerzas Armadas Revolucionarias desde donde participa de la toma de la ciudad  de  Garín, centro fabril del Gran Buenos Aires. Fue detenido en Rosario de Santa Fe en 1971 junto al “Gaita” Martínez Novillo y Martín Gras, allí escribe  el poema “Totalmente Incomunicado”. Cuando en 1972 tiene lugar la fusión de las organizaciones políticomilitares FAR y Montoneros,  José Carlos pasa a ser el Responsable Político del Área Capital. Eran tiempos del “Luche y Vuelve”, de producción organizativa permanente y José Carlos tuvo mucho que ver en los resultados exhibidos en esas movilizaciones. El estallido popular se reflejaría en los resultados electorales del 73, que instala  a Cámpora en el Gobierno, y a Perón en el poder. 

Sin embargo, meses más tarde, se inicia del proceso de ataques permanentes al campo popular por parte de los grupos parapoliciales que representaba la Triple A y es en ese momento que José debe cambiar de destino. Emergía nuevamente la furia criminal de la derecha, que solo se explica en la necesidad de instalar el terror en el pueblo, para beneficiar las viles acciones de los grupos del poder concentrado que esperaban el momento oportuno para dar el golpe genocida que más tarde conociera nuestro pueblo.

Comprometido en la lucha resistente, José pasó a integrar  la Secretaría Política Nacional de Montoneros y es en esas funciones en que, en Capital Federal, junto a otros cuatro compañeros es emboscado, por las fuerzas militares de la dictadura,  el 29 de septiembre de 1976. Muere junto a Ismael Salame, Eduardo Beltrán, Victoria Walsh y Alberto Molina.

Sobre Ismael Salame

Ismael Salame nació en Tucumán en febrero de 1947. Ya  en su  adolescencia se destacaba  por el interés político y social que despertaba  su pueblo, este pueblo que en 1966 acababa de soportar un golpe asestado por la dictadura de Juan Carlos Onganía,  con el cierre de  11 ingenios azucareros tucumanos, y que provocara la gran destrucción económica industrial  generadora del éxodo de  doscientos mil compatriotas, a las villas de emergencia del Gran Buenos Aires. En ese momento, El Negro integraba la Juventud Peronista de la III Zona -- expresión que agrupaba a jóvenes en la resistencia a esa dictadura militar-- y  alimentado por  las lecturas del revisionismo histórico fue parte de la generación que va forjando una conciencia profundamente  peronista y revolucionaria.  Ismael  llega a la Universidad de la que fue estudiante en la Facultad de Derecho, ahí se suma a Integralismo y milita en el ambiente estudiantil, desde donde participa activamente en los dos tucumanazos en 1969 y 1970.

Por otro lado,  las ciudades del interior tucumano, en las que germinaba  y se afianzaba el pensamiento revolucionario de militantes que resistíamos la proscripción al peronismo y el exilio del líder popular Juan Domingo Perón, comenzaron a ser  el escenario  constante del trabajo solidario y de la difusión del material que a través de cassettes nos hacía llegar el General.  Es así que en Los Ralos,  San Pablo,  Lastenia, entre tantas ciudades, El Turco comenzó a constituirse como el referente juvenil del peronismo, en acciones de la campaña del “Luche y Vuelve”. Más tarde, en 1972, pasó a integrar la Mesa Nacional de Conducción de la Juventud Peronista, estructura que marcaría toda una etapa de presencia juvenil  en la política argentina.

Es que, por primera vez,  luego de una sucesión ininterrumpida de golpes de Estado dictatoriales desde 1930,  la juventud comienza a expresarse como conjunto y a nuclearse  en espacios de coincidencia como por ejemplo, las Juventudes Políticas. Fue por esa época en que Ismael pasó a integrar Montoneros y fue nuestro máximo referente en la Regional V de la Juventud Peronista y en tal carácter, en 1972 integra la comitiva que trae al General Juan Domingo Perón de vuelta a tierras argentinas. El año siguiente,  fue la eclosión de la expresión política juvenil y en todo acto y movilización El Turco Salame fue el orador indiscutido.  Fue 1973, el año de la organización política que se expresaba en los distintos frentes de masas: Juventud Universitaria Peronista, Agrupación Evita, Juventud Trabajadora Peronista, Movimiento Villero Peronista.

Toda esta actividad política y organizativa preocupa a los sectores más retrógrados y conservadores de la sociedad y en 1974 ya comenzamos a sentir el acoso permanente de la Triple A, en locales, viviendas, reuniones y decidimos que era preferible resistir desde la clandestinidad a exponer los logros obtenidos. No resultaba desconocida para nosotros esa resistencia frente a la derecha porque éramos hijos de esa resistencia peronista, ahora nuevamente perseguida.

En 1975 Ismael integraba la Secretaría Política Nacional de Montoneros;  el 29 de septiembre de 1976, ya con el golpe oligárquico militar en marcha para imponer un Estado terrorista y genocida, se realiza una reunión de militantes montoneros quienes sufren una emboscada: ese día mueren en el enfrentamiento que se conoce como el Combate de la Calle Corro, los compañeros Ismael Salame, José Carlos Coronel, Eduardo Beltrán, Victoria Walsh y Alberto Molina. Días después, en el frente de la casa aún humeante del combate, un grupo de milicianos pintó: "Aquí murieron cinco héroes montoneros".

Hoy  rendimos  homenaje militante a la entrega de estos compañeros, al fervor que los caracterizó,  y sobre todo al compromiso que los unió al pueblo  trabajador por el que que dieron su vida.


Recomienda esta nota: