(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
26/04/2011

El mundo

Invertirán cifras millonarias en Colombia para evitar daños por inundaciones

El gobierno colombiano asegura tener un presupuesto de $2,400 millones para atender en el 2011 los problemas ocasionados por las lluvias.

El gobierno colombiano aseguró el lunes que tiene un presupuesto equivalente a unos $2,400 millones para atender en el 2011 los problemas surgidos con las lluvias, que sólo en abril han provocado la muerte de 69 personas.

Los fondos se destinarán desde hacer obras y reparaciones de infraestructura, como 554 vías, hasta refugios para miles de damnificados, dijo Everardo Murillo, gerente del Fondo Nacional de Calamidades, al hablar ante reporteros en la casa de gobierno al final de una reunión de gabinete con el presidente Juan Manuel Santos y su equipo de gobierno.

La cantidad de obras podría aumentar porque los aguaceros persisten y, según las autoridades meteorológicas, se pronostica que las lluvias seguirán hasta junio, indicó Murillo.

El gobierno de Santos no ha dado detalles de cuánto le puede costar a las arcas nacionales la emergencia generada por las lluvias y que arreció en el segundo semestre del 2010 y se extiende hasta ahora.

En municipios del central departamento de Cundinamarca, pequeñas fincas productoras de leche y flores han quedado bajo al menos 10 a 50 centímetros de agua.

“Los damnificados son los dueños de fincas, el pasto y los cultivos, fincas pequeñas de 10, 20 o 30 hectáreas”, dijo en entrevista telefónica el coronel Roosbell León, director de Defensa Civil en Cundinamarca. Al menos 30,000 de las 2.2 millones de hectáreas de Cundinamarca están anegadas, según datos del Ministerio de Agricultura y la gobernación del departamento.

Las lluvias han provocado de enero a abril la muerte de 90 personas, 69 de ellas en este mes; y por lo menos 200,000 personas están damnificadas porque sus casas fueron destruidas o averiadas por crecidas o derrumbes de montañas, de acuerdo con un informe de la Dirección Nacional de Atención y Prevención de Desastres, del Ministerio del Interior, divulgado en la jornada.

En Colombia la primera temporada de lluvias comienza normalmente a fines de marzo e inicios de abril y se extiende hasta junio, pero debido al intenso fenómeno de La Niña --corrientes frías en el Pacífico-- las lluvias no han cesado desde el segundo semestre del año pasado y desde enero los aguaceros no paran, sobre todo en el centro del país.

Debido precisamente a que las lluvias han sido permanentes es que la Dirección Nacional de Atención de Desastres asegura que los datos de muertes y damnificados de los primeros meses del 2010 no pueden compararse con lo del 2011, porque de enero a abril del año pasado no hubo aguaceros sino algunas lloviznas. (AP)

 

 


Recomienda esta nota: