05/08/2011

El mundo

Le extirpan un tumor del cerebro y ahora no para de reír

La pequeña Enna Stephens, con tan solo 7 años de edad fue sometida a una complicada operación. Lo curioso es que luego de la cirugía la pequeña ríe todo el día.

Enna Stephens fue sometida a una operación para extirparle un tumor del cerebro. Antes de la operación los médicos le habían comentado a sus padres que tras la operación su hija podía tener cambios de personalidad a corto plazo. 

Pero lo insólito sucedió luego de la operación, ya que la niña no puede parar de reír.

“Enna se ríe durante 15 minutos seguidos, durante todo el día”. 
 
Los últimos informes sostienen que la niña se recupera de su complicada operación, pero la parte del cerebro que controla sus emociones quedó temporalmente dañada, lo cual explica su reacción.
 
 
 


Recomienda esta nota: