13/03/2013

Argentina

El Senado rechazó el referéndum de Malvinas

A través de un proyecto de declaración, la Cámara alta cuestiona la consulta popular y considera a los habitantes de las islas como "pobladores implantados".

Ampliar (1 fotos)

La Cámara de Senadores de la Nación rechazó este miércoles el referéndum que celebraron los habitantes ingleses de las Islas Malvinas.

A través de un proyecto de declaración, la Cámara alta cuestiona la votación y considera a los habitantes de Malvinas como "pobladores implantados".
 
Según la Declaración, el referéndum “tergiversa la verdadera situación jurídica” del archipiélago.
 
Asimismo, recuerda que los antecedentes en las Naciones Unidas establecen que se “excluye cualquier principio de autodeterminación” en las islas.
 
El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, el kirchnerista porteño Daniel Filmus, remarcó que la votación del domingo fue “un ejercicio de autosatisfacción” y citó una columna del diario británico The Guardian en la que se señala que “lo único nuevo que se sabe es que hay tres (habitantes de las islas) que no están de acuerdo” con la soberanía inglesa.
 
“El argumento de la guerra del 82 no puede ser utilizado para negarse a negociar con la Argentina”, sostuvo el senador, para luego advertir que Gran Bretaña proyecta su ocupación de Malvinas “sobre la Antártica” lo que constituye “una agresión a toda la región”.
 
El senador también destacó que la población inglesa en las islas “no crece desde hace un siglo” y que se trata del lugar del mundo de “mayor militarización” ya que “uno de cada tres habitantes es militar”.
 
“Está claro que a Inglaterra le interesa la riqueza del lugar. No hay un interés de autodeterminación, sino un camino para buscar una alternativa publicitaria”, destacó.
 
A su turno, el radical pampeano Juan Carlos Marino destacó que “cuando se trata de este tema, todas las fuerzas políticas estamos de acuerdo”.
 
“Este es un hecho que no tiene ningún asidero. Representa un nuevo acto de provocación por parte de un imperio colonialista como es el Reino Unido”, señaló.
 
El socialista Rubén Giustiniani se preguntó “cuántas resoluciones más necesita el gobierno de (el primer ministro inglés, David) Cameron para sentarse a negociar con la Argentina”.
 
“Es gravísimo desde el derecho internacional. No se discute y se usa solo la fuerza”, remarcó.
 
Además, evaluó que “este hecho es una búsqueda de salir del aislamiento internacional creciente que tiene Gran Bretaña en el tema Malvinas”.
 
Finalmente, el oficialista bonaerense Aníbal Fernández se refirió a la actitud del gobierno británico como de “sordera” y “nacionalismo berreta”.
 
“No hay un solo país en el mundo que reivindique derechos del Reino Unido en Malvinas”, recordó Fernández. 
 

Recomienda esta nota: