30/06/2013

El mundo

El Papa llamó a evitar ser cristianos superficiales o demasiado rígidos

"Unos creen en un Dios difuso mientras que los otros confunden firmeza con excesiva seriedad y están siempre de luto", afirmó.

Como ya tiene acostumbrado a los fieles, el Papa Francisco habló en su misa dominical sobre la relación de Dios con los hombres, pero llevada al mundo actual. Esta vez, el Pontífice llamó a los cristianos a no ser demasiado rígidos o estructurados pero tampoco superficiales.
 
"En la historia de la Iglesia hubo dos clases de cristianos, dijo Francisco: los de palabra –‘Señor, Señor, señor’- y los de acción. Siempre existió la tentación de vivir el cristianismo fuera de la roca de Cristo. Un cristianismo de palabra, un cristianismo sin Cristo. Pero el único que nos da la libertad para decir ‘Padre’ a Dios es Cristo o la roca.Es el único que nos sostiene en los momentos difíciles".
 
Entre estos cristianos "de palabra", explicó, está el gnóstico que, "en vez de amar la roca [Cristo], ama las bellas palabras" y por lo tanto vive flotando en la superficie de la vida cristiana. Y está también el "pelagiano", el que tiene un estilo de vida serio y circunspecto.
 
"Y esta tentación existe hoy. Cristianos superficiales que creen en un Dios demasiado difuso, Son los gnósticos modernos. La tentación del gnosticismo, de un cristianismo ‘líquido’, dijo Francisco.
 
"Por otra parte, están los que creen que la vida cristiana debe tomarse tan en serio que terminan por confundir solidez, firmeza, con rigidez. ¡Son rígidos! Piensan que para ser cristiano hay que estar de luto siempre", agregó.
 
"Jesús no impone, Jesús invita", insistió el argentino. "Si quieres lo sigues. Esto nos hace pensar en la importancia de la conciencia, de escuchar en nuestro interior la voz del Padre y seguirla”.
 


Recomienda esta nota: