20/11/2014

Argentina

Desde el 1 de enero, las provincias definirán las tarifas de la luz

Esto se debe a que el próximo 31 de diciembre caduca el acuerdo de convergencia suscripto por la Nación y cada una de las provincias que implicaba el congelamiento tarifario.

Los gobiernos provinciales podrán a partir del 1 de enero determinar “de forma autónoma”, el valor de las tarifas eléctricas, confirmó el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, al explicar que que el 31 de diciembre caduca el acuerdo de convergencia suscripto por la Nación y cada una de las provincias que implicaba el congelamiento tarifario. “El acuerdo de convergencia ha incluido a todas las jurisdicciones, porque observamos profundas asimetrías en el costo tarifario de energía eléctrica”, explicó el jefe de Gabinete. 

 

Capitanich recordó que el acuerdo, que “tiene un plazo de vigencia hasta el 31 de diciembre, implicaba dos cuestiones: primero el congelamiento de las tarifas” y “segundo, la perspectiva de financiamiento por parte del Estado nacional de obras complementarias para enlazar adecuadamente las inversiones de alta, media y baja tensión”. 

 

Al respecto, señaló que “el objeto de (el acuerdo fue) garantizar la provisión de suministro eléctrico de buena calidad en cada jurisdicción, atento a que se observa la necesidad de mejorar la oferta energética, sobre todo de media y baja tensión”. Capitanich sostuvo que “el Estado ha hecho estos acuerdos bilaterales con cada una de las jurisdicciones y ha establecido mecanismos de asignación de recursos y ejecución de las obras”. “Por lo tanto -agregó- a partir del 1 de enero cada provincia puede definir en forma autónoma su decisión respecto al tema tarifario”.

 

El gobierno y las provincias firmaron a partir del 31 de marzo pasado el Acuerdo Marco del Programa de Convergencia de Tarifas Eléctricas y Reafirmación del Federalismo Eléctrico e Integración. Se trató de un programa por el cual las provincias firmantes se comprometieron a congelar sus tarifas eléctricas por un año desde el 31 de diciembre de 2013 y a retrotraer los aumentos efectuados.

 

Las distribuidoras eléctricas del interior cobraban un cargo variable a los consumidores finales por la energía, atado al precio y llamado Valor Agregado de Distribución (VAD). Ese acuerdo significó un congelamiento de precios y la quita de subsidios hubiera disparado los valores de la luz en el interior, donde las tarifas suelen ser hasta ocho veces más caras que en el área metropolitana. El plan tuvo cuatro objetivos: congelar precios, transparentar costos, realizar estudios que permitan aplicar subsidios con equidad y verificar que esa quita de subsidios futura, no genere competencia desleal de precios. Ahora, la intención oficial es avanzar con esa quita de subsidios cuanto antes. (DyN)



Recomienda esta nota: