29/12/2014

Argentina

Nueva maniobra del juez Bonadio para victimizarse

El cuestionado magistrado envió una agresiva carta en la que acusa de deshonesta a la presidenta del Consejo de la Magistratura por votar a favor de una sanción.

El polémico juez federal Claudio Bonadio, reconocido por amplios sectores del mundo jurídico y periodístico como uno de los magistrados más corruptos e incompetentes del país, y sobre el cual pesan nueve pedidos de destitución por mal desempeño, no para de generar acciones con repercusión mediática para conseguir unblindaje que lo aleje de la posibilidad de una separación de su cargo.

 

Ahora, Bonadio criticó este lunes a la presidenta del Consejo de la Magistratura, Gabriela Vázquez, por haber votado a favor de que lo sancionaran con un recorte del 30% de su último salario.

 

En una carta pública difundida por el Centro de Información Judicial (CIJ), el magistrado sostuvo que se siente “apenado y sorprendido” por la actitud de Vázquez, quien integra el cuerpo colegiado en representación de los jueces, luego de ser elegida para ese cargo en las últimas elecciones realizadas en el Consejo.

 

Además, a lo largo de todo el texto Bonadio insistió con que su colega fue a visitarlo a su despacho para pedirle el voto a la Lista Celeste que integraba. En más de una ocasión, llegó a acusar a su colega de haber mentido, en el marco de una nueva amenazante jugada política del magistrado.

 

Bonadio inauguró una operación escudo, según denunció el Gobierno nacional, frente a los nueve expedientes de destitución que tiene en el Consejo de la Magistratura. El hecho saliente en este operativo para blindarse mediáticamente, sucedió mientras se realizaba el plenario del Consejo para elegir a sus nuevas autoridades, cuando Bonadio realizó allanamientos injustificados a la empresa Hotesur S.A. y a la Inspección General de Justicia, para retener documentación que podría haber solicitado de una manera "menos mediática" y que ya tenía en su poder, según denunció ante el cuerpo el secretario de Justicia de la Nación, Julián Álvarez.

 

“Me siento apenado y sorprendido, al mismo tiempo, de haberme desilusionado tan rápido, es que recuerdo claramente los argumentos que usted esgrimió cuando vino a mi despacho a pedirme el voto para la lista que encabezaba, ´la celeste´, en la elección de renovación de consejeros jueces realizada hace muy poco tiempo atrás", dijo.

 

"En ese sentido recuerdo el largo parlamento que utilizó, al que creí sincero e intelectualmente honesto, (más allá de compartirlo o no), justificando su exclusiva pertenencia a la lista celeste, de la que se declaró cofundadora; y desde esa pertenencia me dijo expresamente que usted sabía ´que había que hacer´ en la defensa de los legítimos intereses de sus mandantes, al momento de hacer respetar la independencia de los jueces cuando eran llamados a investigar o resolver en las causas que les toca intervenir”, escribió Bonadio.

 

En otro pasaje duro de su carta, Bonadio lanzó: “No sé donde está usted, pero yo estoy solo, tratando de hacer bien mi trabajo”.

 

La carta del juez llegó como respuesta al texto que hizo circular la presidenta del Consejo el pasado 15 de diciembre como respuesta a los cuestionamientos que había recibido por apoyar la sanción disciplinaria a Bonadio y los dichos de quienes cuestionaban su independencia con respecto al poder político.

 

“Dicen que en mi campaña me presenté en defensa de nuestro estamento y que en la primera oportunidad voté en contra de ´uno de los nuestros´. Esa afirmación es falaz. Yo prometí desestimar las denuncias infundadas y defender a los jueces atacados por el contenido de sus sentencias. Compromiso que en esta ocasión ratifico, defendiendo a los jueces probos que cumplen adecuadamente el servicio de justicia”, escribió Vázquez en la misiva que despertó la furia de Bonadio.

 

“Todo lo que usted me dijo al pedirme mi voto lo contradijo con SU voto en esta denuncia y por los argumentos en que lo fundó; no acepto la explicación sobre la rectitud de su conducta y la coherencia y honestidad intelectual de su voto. Es verdad que somos esclavos de nuestras palabras y dueños de nuestros silencios.- Y usted doctora VÁZQUEZ en mi despacho habló!!.”, remarcó el juez en el último párrafo de su carta. Lo curioso fue la firma que empleó para despedirse de un modo que le permitió victimizarse: “Claudio Bonadio, (todavía) juez federal”.

 

La dura carta de Bonadio al Consejo de la Magistratura

Fuente



Recomienda esta nota: