01/05/2016

Culturas

Datazo

Aprendé cómo prevenir un accidente cerebrovascular

Existen múltiples enfermedades que pueden aumentar el factor de riesgo de presentar un accidente cerebrovascular: Hipertensión arterial, la diabetes mellitus, colesterol alto y otros.
Ampliar (1 fotos)

Es importante reconocer los factores de riesgo desencadenantes.

Un accidente cerebrovascular (ACV), corresponde a la alteración del flujo sanguíneo cerebral, que se puede generar a partir de una obstrucción o ruptura de un vaso sanguíneo, en ambos casos, el riesgo para la salud es elevado.

Para conocer más sobre este mal, la Dra. Marianella Hernández, entrega una serie de consejos y recomendaciones que nos permiten estar alerta y prevenir.

En primer lugar, es importante reconocer los factores de riesgo desencadenantes de esta condición, éstos pueden ser no modificables, como el sexo, edad y raza, o factores modificables, donde encontramos el sobrepeso, mala alimentación, sedentarismo, tabaquismo y un estilo de vida poco saludable en general.

Además, existen múltiples enfermedades que pueden aumentar el factor de riesgo de presentar un accidente cerebrovascular, dentro de las más importantes a considerar, se encuentran la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, colesterol alto y aquellas patologías cardiovasculares y autoinmunes.

En esta línea, es importante estar alerta a los síntomas que permiten prever la ocurrencia de un accidente cerebrovascular. De acuerdo a la neuróloga, debemos acudir al centro asistencial más cercano si presentamos uno o más se los siguientes síntomas: parálisis facial, pérdida de coordinación, confusión en nuestros pensamientos, vértigos y/o mareos, e incluso pérdida de la consciencia.

Según lo señalado por la especialista “los accidentes cerebrovasculares se pueden prevenir, para esto es importante la detección oportuna y el manejo de enfermedades ya presentes, además de llevar un estilo de vida saludable, practicando algún tipo de deporte, mejorando la alimentación, manejando el estrés y optimizando nuestros hábitos”, indica.

En cuanto a los tratamientos, podemos encontrar aquellos curativos, donde se trabaja bajo ciertas circunstancias, como la ocurrencia de una trombosis, o tratamientos de protección de complicaciones. Éstos se efectúan una vez sucedido el accidente cerebrovascular.

Cabe señalar que entre el 15% y30 % de las personas que presentan un ACV quedan con deterioro funcional moderado a severo, siendo la segunda causa de muerte en Chile, con una incidencia de 130 personas por cada 100.000 habitantes.

Recomienda esta nota: