22/12/2023

Argentina

economía

Los precios aumentaron hasta el 100%, el alza es constante y hasta dolarizada

Cayó el consumo de bienes y creció la compra de alimentos. Grandes cadenas de super e hipermercados exponen a proveedores por los abusos. Venden carne a $15.000.

Según la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), se registró una disminución del consumo de bienes y servicios del 4,1% interanual en noviembre debido a una reducción en el poder adquisitivo. Por otro lado, un informe de Scentia señala que, en medio de una inflación del 12,8%, el rubro de Alimentos fue el que más aumentó con un incremento promedio del 9,5%.


Esta medición resulta relevante para anticipar lo que podría ocurrir, ya que los precios aumentaron hasta un 100% en algunos casos una semana antes de que Javier Milei asumiera la presidencia y se anunciaran las primeras 10 medidas económicas. Entre estas medidas, se destacó la devaluación del peso, fijando el dólar oficial en $800.


Más allá de las posibilidades de crecimiento a dos años que el Gobierno destaca al anunciar la liberación de todos los precios de la canasta básica, se ha observado un fenómeno sin precedentes en la economía argentina: los grandes supermercados exhiben carteles en las góndolas exponiendo a las empresas proveedoras que venden a precios excesivamente elevados.


Estos comercios comunican que el reajuste de precios no es un aumento puntual, sino una subida constante aparentemente ilimitada. La preocupación se centra en que los consumidores, debido a los incrementos, tienen cada vez menos capacidad de compra, y las ventas después de las fiestas podrían transformar el escenario del consumo masivo en un desierto.


La situación se ve agravada por la concentración en la producción de alimentos y bebidas, lo que hace imposible evitar que las 20 grandes empresas del sector impongan aumentos a su antojo, especialmente en este contexto de liberación de precios.


La "guerra de carteles" iniciada por Carrefour, que expone aumentos de hasta el 120% de algunos proveedores, destaca la urgencia de la situación. Aunque comparar precios podría ser una estrategia útil, la dispersión y la variabilidad diaria de los mismos dificultan esta práctica para los pequeños y medianos comercios.


Según algunos comerciantes, el mercado libre en Argentina no funciona adecuadamente debido al alto nivel de concentración en la producción de productos básicos. En sectores como panificados, leche, gaseosas, aguas y yerba, unas pocas empresas dominan la mayor parte del mercado, lo que facilita el establecimiento de aumentos significativos.


En cuanto a la carne, los precios de referencia internacional y local ya están alineados, pero expertos advierten que en grandes hipermercados el kilo de carne puede alcanzar hasta $15,000, una diferencia considerable con el cálculo basado en los precios internacionales. Este precio podría seguir aumentando al intentar ajustarse a los posibles incrementos en el exterior.




Recomienda esta nota: