24/10/2020

Argentina

INVESTIGACIÓN

Científicos explican cómo se producen los anticuerpos de llamas que neutralizan el virus del Covid-19

El alcance de esta nueva herramienta para luchar contra la enfermedad se encuentra en fase preclínica.

Las investigadoras que lograron frenar el coronavirus con anticuerpos derivados de llamas y huevos de gallina muestran su lugar de trabajo, en INTA Castelar, donde se encuentran los camélidos y explican el procedimiento realizado.
El desarrollo científico, que fue presentado el lunes pasado por los ministros de Agricultura y de Ciencia, Tecnología e Innovación, Luis Basterra y Roberto Salvarezza, junto con la presidenta del INTA, Susana Mirassou, se logró en tan solo 7 meses al reunir distintas especialistas en biotecnología, bioquímica y veterinaria que venían trabajando sobre nanoanticuerpos y distintas especies de virus.
En diálogo con la agencia Télam, las responsables del proyecto Viviana Parreño, coordinadora científica de Incuinta del INTA, e Itatí Ibáñez, investigadora del Conicet, junto con los investigadores Marina Bok y Florencia Paván, Juan Pablo Milito y el director de Incuinta, Andrés Wigdorovitz, explicaron estos avances que posicionan a la Argentina como el primer país de Sudamérica con la potencialidad de convertirlos en productos terapéuticos.

Las investigadoras que lograron frenar el coronavirus con anticuerpos derivados de llamas y huevos de gallina muestran su lugar de trabajo, en INTA Castelar, donde se encuentran los camélidos y explican el procedimiento realizado.

El desarrollo científico, que fue presentado el lunes pasado por los ministros de Agricultura y de Ciencia, Tecnología e Innovación, Luis Basterra y Roberto Salvarezza, junto con la presidenta del INTA, Susana Mirassou, se logró en tan solo 7 meses al reunir distintas especialistas en biotecnología, bioquímica y veterinaria que venían trabajando sobre nanoanticuerpos y distintas especies de virus.

En diálogo con la agencia Télam, las responsables del proyecto Viviana Parreño, coordinadora científica de Incuinta del INTA, e Itatí Ibáñez, investigadora del Conicet, junto con los investigadores Marina Bok y Florencia Paván, Juan Pablo Milito y el director de Incuinta, Andrés Wigdorovitz, explicaron estos avances que posicionan a la Argentina como el primer país de Sudamérica con la potencialidad de convertirlos en productos terapéuticos.

Itatí Ibáñez, contó que se utilizan a las llamas -que son un tipo de camélido- "porque tienen anticuerpos especiales de los que se pueden obtener los nanoanticuerpos, que son pequeños y que no se encuentran en otros animales. El procedimiento consistió en tomar la información genética de las proteínas del coronavirus y la de la espícula del virus, que se conoce como proteína Spike, que es la que forma la corona. Esa junto con un dominio, que es un pedacito más chiquito de esa proteína, las produjimos en el laboratorio y con eso inmunizamos a la llama, que no es lo mismo que infectarla con el virus".

Ahondó que "cuando el sistema inmune de la llama detecta esa proteína, empieza a producir los anticuerpos comunes a todos nosotros y unos más pequeños (nanoanticuerpos). Tras 5 inmunizaciones, y al observar una respuesta inmunológica elevada, tomamos 200 mililitros para obtener los linfocitos, que contienen toda la información genética de los anticuerpos de la llama. Luego, los producimos de forma in vitro en el laboratorio y armamos una biblioteca de genes de nanoanticuerpos y seleccionamos aquellos que reconocen las proteínas del coronavirus.

Así, se obtuvieron cerca de 60 nanoanticuerpos que se unen a la proteína del coronavirus y al menos 10 son neutralizantes. En el estudio se observan en células in vitro si el nanoanticuerpo puede bloquear o no la infección viral.

Por otro lado, Viviana Parreño, contó que si hay una estrategia epidemiológica de producir a gran escala, "esto podría utilizarse en todas las personas que tengan edad de trabajar y con bajo riesgo de sufrir una enfermedad severa. Le das la nebulización todos los días y al encontrarse con el virus tiene la infección atenuada, responde con su sistema inmune y queda protegido. Así, con millones de personas se realiza la profilaxis y el virus no tiene adónde ir y lo bloqueás, frenás la dispersión del brote. Esto es similar a los anticuerpos monoclonales que le dieron a (Donald) Trump, con lo que mejoró notablemente".

Wigdorovitz sostuvo que "esto va a llegar a la par de la vacuna o después, pero puede utilizarse para inmunosuprimidos que se vacunan y no son sensibles, los tenés protegidos en una etapa que están muy vulnerables. Puede utilizarse como preventivo o con quienes ya están contagiados o incluso quienes están en terapia intensiva".



Recomienda esta nota: