13/05/2021

Argentina

PANDEMIA

Qué son los test de anticuerpos y por qué no se recomiendan post vacunación

La protección inmunitaria generada por las vacunas es un asunto muy complejo. Mirá lo que dicen los especialistas.

El Ministerio de Salud de la Nación no aconseja el dosaje de anticuerpos post vacunación para evaluar la inmunidad contra la COVID-19.
Los expertos consultados explican que las vacunas generan una respuesta inmunitaria amplia y compleja, que va más allá de la generación o no de anticuerpos.
Hay diversas pruebas disponibles que ofrecen diferentes grados de sensibilidad y de especificidad y los resultados deben ser interpretados por un especialista.
En los últimos días algunas personas que recibieron la vacuna contra el coronavirus contaron en diversos medios de comunicación (ver acá y acá) que tras vacunarse se habían realizado un test de anticuerpos (también llamado test serológico), “pero éste les habría dado negativo”. Algo que implicaría -según sus deducciones- que no recibieron una vacuna eficaz y que no se encuentran protegidos contra el coronavirus. 
Sin embargo, los expertos consultados por Chequeado afirman que la protección inmunitaria generada por las vacunas es un asunto muy complejo y confirman que un resultado negativo en materia de anticuerpos no implica necesariamente que la persona no esté protegida contra la enfermedad. De la misma manera, tampoco la sola presencia de anticuerpos asegura que la persona no pueda contagiarse, reinfectarse o desarrollar COVID-19 leve. 
Reflexión
Las vacunas protegen contra la enfermedad severa, hospitalizaciones y muertes. De ahí que los profesionales de salud recuerdan la necesidad de continuar con las medidas de prevención, como el uso del barbijo, el distanciamiento social, el lavado de manos y la ventilación, incluso luego de recibir ambas dosis.
El Ministerio de Salud de la Nación no recomienda en ningún caso el dosaje de anticuerpos post vacunación para evaluar la inmunidad contra la COVID-19 proporcionada por la vacuna, como se especifica en en los Manuales del vacunador de Sinopharm y CoviShield, salvo que sea en el contexto de un estudio epidemiológico.
“Las personas no deberían hacerse esos test de dosajes, entre otras razones porque la inmunidad de las personas no se define exclusivamente por la presencia, o no, de anticuerpos”, explicó a Chequeado Enio Garcia, jefe de Asesores del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires.
Diversas opciones de test
Actualmente, hay disponibles diversos test, con diferentes objetivos. A grandes rasgos los test se dividen en 2 grupos: los que sirven para el diagnóstico de COVID-19, ya que detectan el virus SARS-CoV-2 o algún componente del mismo (su genoma, sus proteínas, etcétera). Y un segundo grupo que permite detectar los anticuerpos producidos por nuestro organismo tras recibir la vacuna o haber estado infectados. 
El Ministerio de Salud de la Nación recomienda el uso de los test rápidos de detección de anticuerpos en entornos de estudios de investigación epidemiológica y no para el diagnóstico de la infección por COVID-19, ni para la toma de decisiones clínicas.
“Los llamados ‘PCR en tiempo real’, son los preferidos para detectar la presencia actual de virus y se convirtieron en el gold standard para el diagnóstico de infección”, explicó a Chequeado el bioquímico Andrés Albrecht, vicepresidente de la Cámara Argentina de Laboratorios de Análisis Bioquímicos. Y continuó: “Luego están los conocidos como test rápidos que son de dos tipos diferentes: por un lado los que buscan antígenos y -por el otro- los de anticuerpos”. 
Estos últimos fueron diseñados con otra finalidad: se los usa para hacer estudios epidemiológicos y estadísticos sobre una población amplia. “Son realmente rápidos ya que ofrecen su veredicto en pocos minutos pero -por su falta de precisión- no se recomienda usar este tipo de test para diagnóstico clínico o para conocer la situación inmunitaria de una persona en forma individual”, sostuvo Albrecht.

El Ministerio de Salud de la Nación no aconseja el dosaje de anticuerpos post vacunación para evaluar la inmunidad contra la COVID-19.

Los expertos consultados explican que las vacunas generan una respuesta inmunitaria amplia y compleja, que va más allá de la generación o no de anticuerpos.

Hay diversas pruebas disponibles que ofrecen diferentes grados de sensibilidad y de especificidad y los resultados deben ser interpretados por un especialista.

En los últimos días algunas personas que recibieron la vacuna contra el coronavirus contaron en diversos medios de comunicación (ver acá y acá) que tras vacunarse se habían realizado un test de anticuerpos (también llamado test serológico), “pero éste les habría dado negativo”. Algo que implicaría -según sus deducciones- que no recibieron una vacuna eficaz y que no se encuentran protegidos contra el coronavirus. 

Sin embargo, los expertos consultados por Chequeado afirman que la protección inmunitaria generada por las vacunas es un asunto muy complejo y confirman que un resultado negativo en materia de anticuerpos no implica necesariamente que la persona no esté protegida contra la enfermedad. De la misma manera, tampoco la sola presencia de anticuerpos asegura que la persona no pueda contagiarse, reinfectarse o desarrollar COVID-19 leve. 

Reflexión

Las vacunas protegen contra la enfermedad severa, hospitalizaciones y muertes. De ahí que los profesionales de salud recuerdan la necesidad de continuar con las medidas de prevención, como el uso del barbijo, el distanciamiento social, el lavado de manos y la ventilación, incluso luego de recibir ambas dosis.

El Ministerio de Salud de la Nación no recomienda en ningún caso el dosaje de anticuerpos post vacunación para evaluar la inmunidad contra la COVID-19 proporcionada por la vacuna, como se especifica en en los Manuales del vacunador de Sinopharm y CoviShield, salvo que sea en el contexto de un estudio epidemiológico.

“Las personas no deberían hacerse esos test de dosajes, entre otras razones porque la inmunidad de las personas no se define exclusivamente por la presencia, o no, de anticuerpos”, explicó a Chequeado Enio Garcia, jefe de Asesores del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires.


Diversas opciones de test

Actualmente, hay disponibles diversos test, con diferentes objetivos. A grandes rasgos los test se dividen en 2 grupos: los que sirven para el diagnóstico de COVID-19, ya que detectan el virus SARS-CoV-2 o algún componente del mismo (su genoma, sus proteínas, etcétera). Y un segundo grupo que permite detectar los anticuerpos producidos por nuestro organismo tras recibir la vacuna o haber estado infectados. 

El Ministerio de Salud de la Nación recomienda el uso de los test rápidos de detección de anticuerpos en entornos de estudios de investigación epidemiológica y no para el diagnóstico de la infección por COVID-19, ni para la toma de decisiones clínicas.

“Los llamados ‘PCR en tiempo real’, son los preferidos para detectar la presencia actual de virus y se convirtieron en el gold standard para el diagnóstico de infección”, explicó a Chequeado el bioquímico Andrés Albrecht, vicepresidente de la Cámara Argentina de Laboratorios de Análisis Bioquímicos. Y continuó: “Luego están los conocidos como test rápidos que son de dos tipos diferentes: por un lado los que buscan antígenos y -por el otro- los de anticuerpos”. 

Estos últimos fueron diseñados con otra finalidad: se los usa para hacer estudios epidemiológicos y estadísticos sobre una población amplia. “Son realmente rápidos, ya que ofrecen su veredicto en pocos minutos, pero -por su falta de precisión- no se recomienda usar este tipo de test para diagnóstico clínico o para conocer la situación inmunitaria de una persona en forma individual”, sostuvo Albrecht.



Recomienda esta nota: