05/04/2010

Argentina

La arritmia tiene nuevo tratamiento

En la Fundación Favaloro realizaron experiencias con una pequeña operación que evita que se produzcan hemorragias internas.

Las arritmias graves tienen ahora un novedoso método que evita el sangrado interno y su consecuente riesgo de una embolia cerebral. Se han realizado pruebas con éxito en Argentina, aunque todavía no fue extendido en forma masiva a todos los hospitales, informaron fuentes médicas.

El nuevo sistema impide que los pacientes con fibrilación auricular, la forma más grave de las arritmias, tengan riesgo de contraer una embolia cerebral y su consecuencia más directa, que es la hemiplejía o parálisis de todos sus miembros.

El jefe de cardiología intervencionista del hospital universitario de la Fundación Favaloro, Oscar Mendiz, explicó que "a través de un catéter se introduce un dispositivo directamente en la orejuela izquierda del corazón, una especie de tapón que evita el sangrado".

"Esta pequeña intervención quirúrgica se realiza cuando no dan resultado los anticoagulantes que tienen que tomar durante toda su vida todo paciente con fibrilación auricular", precisó Mendiz.

El médico sostuvo que este método se aplica en pocos países de Europa y Estados Unidos y que en Argentina sólo fue practicado con dos pacientes de la Fundación Favaloro y uno en la ciudad de Rosario, con resultados exitosos.

Mendiz señaló que esta práctica "también se aplica en los casos que los pacientes, generalmente mayores de 70 años, sufran de diversos tipos de úlceras y no toleren la medicación anticoagulante".

Además indicó que la medicación anticoagulante que se suministraba "es muy compleja y tiene que tener un estricto control médico periódico, lo que causaba una dificultad para aquellos pacientes que no viven en las ciudades".

Las arritmias son los latidos irregulares del corazón que pueden presentarse en forma muy pausada (brandicardia) o muy rápida (taquicardia), mientras que la fibrilación es la forma más grave, porque genera latidos del corazón rápidos y no coordinados porque se trata de contracciones de fibras musculares cardíacas individuales.

Si bien en la Argentina no existen estadísticas sobre la cantidad de personas que padecen arritmias, se estima que son unos tres millones, aunque las fibrilaciones afectan en su mayoría a personas mayores de 70 años y, generalmente, hipertensas.

Mendiz aseguró que las arritmias "pueden empezar a prevenirse en las personas que sufren palpitaciones, aunque esta relación no se dé en todos los casos, mientras que el riesgo más grave en el tratamiento es la embolia cerebral o el edema de pulmón.

De acuerdo a estadísticas de otros países "uno de cada cuatro pacientes que padecen de fibrilación pueden desarrollar embolia o un accidente cerebrovascular si no son tratados con anticoagulantes", destacó el médico.

En algunos casos, no se necesita tratamiento y la mayoría de las personas que sufren de arritmia lleva una vida normal y activa pero debe evitar algunos hábitos que influyen para padecerla, como el exceso de cafeína (presente en el café, el té, algunas gaseosas, el chocolate y ciertos analgésicos de venta libre), alcohol, cigarrillos y estrés.



Recomienda esta nota: