06/05/2010

Argentina

La pesquisa neonatal es obligatoria

Endocrinólogos recordaron que está vigente la ley que obliga a hacer análisis de sangre a los recién nacidos. Los responsables.

Endocrinólogos argentinos enfatizaron la necesidad de que los recién nacidos accedan a la realización de una pesquisa neonatal, para prevenir daños mentales y enfermedades que pueden causar la muerte del bebé.

Integrantes de la Fundación de Endocrinología Infantil (FEI),que fue pionera en Argentina hace 25 años en la realización de la prueba de pesquisa neonatal, presentó con motivo de cumplir 50 años de su creación, un informe sobre los beneficios de ese análisis, que debe practicarse a los recién nacidos.

La pesquisa es un análisis que se realiza sobre unas pocas gotas de sangre extraídas del talón del recién nacido, después de las 24 horas de vida y antes del séptimo día, con el objetivo de detectar hipotiroidismo congénito, fenilcetonuria y otras cuatro enfermedades como fibrosis quística, hiperplasia suprarrenal congénita, galactosemia y déficit de biotinidasa.

En Argentina, la realización de la pesquisa neonatal para la detección de esas patologías es obligatoria según las leyes nacionales 23.413 de octubre de 1990 y 23.874 de agosto de 1994. También, una ley posterior de 2007 extendió el beneficio de la pesquisa a otras patologías que se pueden detectar al nacer.

Ana Chiesa, endocrinóloga pediatra, médica de planta del Servicio de Endocrinología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez de Buenos Aires, admitió que "existen muchas patologías que producen discapacidad mental y para las que todavía, no contamos con una solución".

"Pero justamente si uno detecta a tiempo y trata correctamente el hipotiroidismo congénito y la fenilcetonuria, el bebé alcanzará un desarrollo absolutamente normal que, si se inicia tarde la terapia, el niño será discapacitado mental toda la vida", alertó.

Indicó que "en muchos sitios nos consta que la pesquisa se completa satisfactoriamente, pero con frecuencia recibimos casos en los que no se tomó la muestra o se tomó y nunca se analizó". Añadió que "también hay situaciones en las que los resultados del análisis no se notifican a los padres o se hace tres meses después, lo cual es inconcebible porque es una manera de condenar a la discapacidad irreversible a aquellos bebés que nacen con enfermedades detectables en la pesquisa".

Por su parte, Ignacio Bergadá, presidente de FEI y jefe de la División de Endocrinológica del Hospital de Niños Gutiérrez, precisó que "en estos años con el programa de pesquisa del FEI se han detectado 581 recién nacidos con hipotiroidismo congénito y 106 con fenilcetonuria, quienes realizando el tratamiento adecuado se desarrollan normalmente".

Destacó que "el tratamiento y la detección precoz harán que esos chicos se incorporen a la sociedad igual que cualquier otro individuo".

De los aproximadamente 700 mil nacimientos que se producen al año en Argentina, la FEI realiza la pesquisa neonatal a cerca del 10%.

Además, existen programas de pesquisa provinciales que adhieren a la ley nacional, debido a que por su naturaleza federal cada provincia implementa sus medidas de salud en forma independiente.

El informe de la FEI consideró indispensable que se cumplan todas las etapas de la pesquisa tales como que la muestra sea tomada en el lugar donde nace el niño y enviada a analizar sin demoras a un laboratorio especializado en pesquisa neonatal.

El niño sospechoso de tener la enfermedad debe ser analizado nuevamente y el diagnóstico y el tratamiento adecuado debe aplicarse de inmediato.

Los especialistas destacan que la legislación asigna responsabilidad legal al lugar de nacimiento, a los neonatólogos e inclusive al pediatra, en caso de que no se aplique el Programa de Pesquisa Neonatal.

Además, el pediatra debe cerciorarse en la primera consulta de los resultados de la pesquisa para descartar cualquier riesgo.



Recomienda esta nota: