22/05/2010

Argentina

El cáncer de tiroides y la cirugía

Comienza la Semana Internacional de la Tiroides. Es uno de los cánceres que tienen mejor pronóstico si se lo detecta y trata a tiempo. Video.

La Asociación de Pacientes con Cáncer de Tiroides de la República Argentina (ACTIRA) inició una campaña de difusión sobre esa enfermedad en el marco de la Semana Internacional de la Tiroides.

El objetivo de la campaña es informar sobre las generalidades del cáncer de tiroides cuya incidencia es de tres a cuatro veces mayor en mujeres, pero su pronóstico es favorable ya que en la mayoría de los casos es curable con cirugía, rara vez produce dolor o incapacidad y existe un tratamiento efectivo y tolerable.

La glándula tiroides es un órgano fundamental para el organismo que produce, almacena y libera hormonas tiroideas al torrente sanguíneo.

Las mismas son conocidas como T3 y T4 y su importancia radica en que ejercen influencia en la mayor parte de las células y colaboran en el control de sus funciones.

El cáncer de tiroides, según consigna el material de la campaña, es un tumor maligno de crecimiento localizado dentro de la glándula tiroides.

Sin embargo, es uno de los cánceres que tienen mejor pronóstico si se lo detecta y trata a tiempo.

De esos cánceres de tiroides del 65% al 80% son diagnosticados como cáncer de tiroides papilar, del 10% al 15% como folicular, del 5% al 10% como medular y del 3% al 5% como anaplásico.

El signo principal es un bulto (nódulo) en la tiroides y la mayoría de los cánceres de tiroides no producen ningún síntoma.

Eduardo Faure, jefe de Tiroides del Servicio de Endocrinología del Hospital Churruca, indicó que "algunos pacientes con cáncer de tiroides sufren de dolor en el cuello, la mandíbula o el oído y si el nódulo es lo suficientemente grande puede causar dificultad al tragar, sensación de cosquilleo en la garganta o dificultad para respirar si está presionando la tráquea”.

El cáncer de tiroides es más común en personas con historia de exposición de la glándula tiroides a la radiación, con una historia familiar de cáncer de tiroides y en mayores de 40 años.

Sin embargo, en la mayoría de los pacientes, no se conoce la razón específica por la que se desarrolla.

El diagnóstico se realiza en base a una punción con aguja fina de un nódulo tiroideo o después que el nódulo es removido durante la cirugía.

Aunque los nódulos tiroideos son muy comunes, se estima que menos de uno de cada 10 casos corresponde a cáncer de tiroides.

El tratamiento primario de todas las formas de cáncer de tiroides es la cirugía.

Los exámenes de seguimiento periódicos son esenciales para todos los pacientes con cáncer de tiroides porque puede volver a aparecer una vez que se extrajo.



Recomienda esta nota: