10/06/2010

Argentina

Aseguran que la diabetes se puede prevenir en 58 por ciento de los casos

En una jornada científica en Buenos Aires recomiendan tener hábitos alimentarios saludables y realizar actividad física regularmente.

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta en la Argentina a unas dos millones de personas pero que "se puede prevenir hasta un 58 por ciento" mediante estrategias de intervención que provoquen cambios en el estilo de vida, afirmaron expertos durante una jornada científica organizada por la Universidad Católica Argentina (UCA).

"Diversos estudios demostraron que ciertos cambios en el estilo de vida permiten reducir el desarrollo de la diabetes en un 58%. Estas modificaciones son, principalmente, la práctica regular de actividad física y un plan de alimentación saludable", dijo Juan Gagliardino, investigador del Conicet

El especialista, quien además es director del Centro de Endocrinología Experimental y Aplicada, aseguró, que "no hace falta ir al gimnasio, basta con bajarse antes del colectivo, estacionar el auto más lejos, usar las escaleras en lugar del ascensor, y otros cambios igualmente sencillos".

También es necesario "dejar de lado los alimentos ricos en grasas saturadas, y aumentar el consumo de fibra", y en cuanto a la actividad física sotuvo que "debe hacerse media hora de ejercicio al día".

El científico comentó que está previsto comenzar un programa piloto en la Argentina en el que estarán involucradas entidades de Salud Pública, para evaluar el alcance de esta estrategia en un segmento de la población.

La diabetes es una enfermedad crónica que se caracteriza por un elevado nivel de azúcar (glucosa) en sangre y que se divide en diabetes tipo 1 (que se suele declarar en la infancia) y diabetes tipo 2, que se desarrolla -por lo general- en la edad adulta y representa el 90 por ciento de los casos.

La segunda forma de la enfermedad puede provocar lesiones oculares (retinopatía), renales (nefropatía) y nerviosas (neuropatía diabética) a la vez que eleva el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular y puede conducir a la amputación de miembros inferiores.

Gagliardino explicó que lo que más suele costarle a los adultos que tienen diabetes tipo 2 es "modificar los hábitos que arrastran desde toda la vida", especialmente en lo que se refiere a la alimentación y a la actividad física.

El profesor de educación física Jorge Luna, quien además de paciente es presidente de la Federación Argentina de Diabetes, destacó que "lo importante es la educación diabetológica de la persona, concientizarla sobre la patología que vive".

"No olvidemos que con esta enfermedad estamos obligados a seleccionar los alimentos que ingerimos y controlar la ingesta calórica, en una sociedad que tiende a comer en forma hipercalórica", destacó Luna.

En la Argentina la diabetes, al igual que en todo el mundo, "aumenta día a día su prevalencia, y su pobre control ocasiona complicaciones crónicas que incrementan los costos de su atención y disminuyen la calidad de vida de quienes la padecen", dijo Gagliardino.

La obesidad es un factor de riesgo para la diabetes, sobre todo en las personas que alojan las grasas en el abdomen y en las que tiene antecedentes familiares de la enfermedad.

"Si alguien tiene antecedentes familiares de diabetes, hipertensión arterial, exceso de peso (obesidad), debe consultar a su médico para que le controle su glucemia y adoptar hábitos saludables para prevenir esta enfermedad”, dijo el investigador del Conicet.

Luna añadió que desde la organización que preside "tratamos de contener, informar y apoyar al paciente con diabetes porque sabemos que, si bien es difícil, es posible vivir con ella y evitar las complicaciones”.



Recomienda esta nota: