16/06/2010

Argentina

Nuevos intentos de suicidio en Rosario de la Frontera

Durante el fin de semana se reportaron 10 nuevos casos, todos fallidos, del macabro juego que conmociona a la ciudad salteña, y que ya provocó ocho muertes durante 2010.

Tras conocerse que en la ciudad salteña de Rosario de la Frontera en lo que va del 2010 se quitaron la vida ocho adolescentes por un juego, este fin de semana se conocieron diez nuevos casos de intentos fallidos. Todos los adolescentes tienen entre 12 y 18 años, y tres de ellos son alumnos de la Escuela de Comercio 5009, que parece ser el epicentro del increíble “shocking game”, un macabro divertimento que se difunde por la web y que consiste en colgarse del cuello con un elemento azul, preferentemente una corbata o una bufanda.

 
La manía, que tiene su mayor número de adeptos en México, consiste en llegar a un grado de excitación orgásmica producida por la asfixia para que, luego de ello, quienes lo practiquen sean rescatados por otros adherentes al ritual. Sin embargo, en Rosario de la Frontera los casos fatales se produjeron porque las ceremonias se realizan sin testigos, al menos, en el caso de los que no lograron sobrevivir.
 
Al margen de los tres nuevos partícipes, alumnos de la Escuela de Comercio y que siguen respirando a pesar de haberse sometido al rito el sábado, el viernes anterior una chica de la localidad de Villa Viveros, de 15 años, fue rescatada por sus padres. Lo mismo pasó ese sábado con otra joven, de 17, en el barrio Ramón Abdala, que utilizó la correa de una cartera azul. El lunes se produjeron cuatro casos sin víctimas: un chico de 17 años, otro de 14, que quiso hacer lo propio en una plaza céntrica, frente a una biblioteca local, y otro protagonizado por un chico discapacitado de 22 años, en un barrio aledaño a la ciudad.
 
Ante los reiterados hechos, el Gobierno salteño ordenó la constitución de un comité de crisis para analizar y buscar respuestas y soluciones al problema.
 
Además, un policía local contó que los teléfonos de su dependencia "no dejan de sonar y la mayoría de los llamados provienen de madres desesperadas que no saben dónde están sus hijos o de bromistas de mal gusto que dan a conocer lugares en los que hallaron nuevas listas de futuros suicidas". Esto último preocupa porque tras el penúltimo caso fatal registrado en la localidad, en abril pasado, se encontró una lista grabada en un banco de la Escuela de Comercio, en la que estaba escrita una nómina de próximos suicidas. Lo que causó conmoción, es que entre esos nombres se hallaba el de otra adolescente integrante de esa comunidad educativa que se quitó la vida con la misma técnica ritual el jueves pasado.


Recomienda esta nota: