17/06/2010

Argentina

El 40% de los argentinos sufre algún tipo de alteración en el sueño

El más común es el insomnio. El 12% sufre trastornos crónicos. Otras dolencias usuales y algunas recomendaciones de un especialista.

Las alteraciones del sueño son muy frecuentes ya que se estima que el 40% de los adultos sufre algún inconveniente al dormir, y entre estos, el más común es el insomnio, que puede ser esporádico o crónico.

"El sueño es un estado reversible de pérdida de la percepción y de la respuesta ante estímulos externos. Este estado ocupa un tercio de la vida de las personas y su alteración produce problemas en el cuerpo y en la mente", explicó el neurólogo Héctor Zavala, miembro de la Federación Latinoamericana de Neurología y ex Jefe de la Unidad Neurología del Hospital Ramos Mejía de Buenos Aires.

Además del insomnio, que en su modalidad crónica afecta al 12% de la población, pueden producirse otros incidentes durante el sueño como ronquidos, pesadillas, hablar o caminar dormido, inquietud de piernas, alteraciones respiratorias durante el sueño (apneas), rechinar los dientes (bruxismo) o interrupción del sueño por cefaleas.

Para Zavala, tanto los dolores de cabeza como las alteraciones del sueño son muy frecuentes y es importante conocer si tienen alguna conexión fisiológica. En este sentido, el médico recordó que -según un estudio- en 2009 el 80% de las personas relevadas había sufrido alguna vez de dolor de cabeza.

Zavala explicó que algunas cefaleas están indiscutiblemente relacionadas con el dormir como la hipoxemia, que se produce por apneas de sueño cuando hay mala oxigenación cerebral y la hípnica, que aparece al poco tiempo de dormirse.

En este caso, el dolor despierta al que lo padece (generalmente personas de 50 años o más) y dura media hora o más. 

"Estas dos cefaleas son poco frecuentes. En cambio, la migraña, es muy frecuente: se presenta en el 15% de las mujeres y el 6% de los hombres", detalló el médico.

La migraña es una alteración que comienza como dolor en un lado de la cabeza o en la parte posterior del cuello, aumenta rápidamente, puede durar 3 horas y, con frecuencia, comienza en la madrugada, poco antes del despertar. El 50% de los migrañosos sufre alteraciones del sueño.

"Suelen despertarse durante la noche, en ocasiones sienten temor o ansiedad antes de dormir y pueden experimentar sudoración nocturna. En otras palabras, el sueño no es reparador", explicó Zavala.

Otra alteración que suele ser motivo de consulta es la cefalea matutina crónica, es decir, personas que la mayor parte de los días se despiertan con dolor de cabeza.

"Este es un síntoma que aflige al 7,6 % de la población, que con frecuencia padecen insomnio, alteraciones respiratorias durante el sueño, ronquidos intensos, pesadillas, depresión o ansiedad", dijo Zavala.

Cuando las alteraciones del sueño aparecen en personas que también sufren cefaleas "se debería hacer un diagnóstico de certeza de la causa de esa cefalea", dijo el neurólogo.

En cuanto a consejos para intentar dormir mejor, Zavala sugirió evitar las siestas, eliminar el café y el cigarrillo, mantener un horario regular de sueño toda la semana, limitar el consumo de alcohol; acostarse en un lugar oscuro y usar la cama sólo para dormir o tener relaciones sexuales. (Télam)



Recomienda esta nota: