27/06/2010

Argentina

Revelan virtudes terapéuticas de los anticonceptivos hormonales

El acné, endometriosis, amenorrea y perimenopausia pueden ser tratados. Se comprobó que no producen efectos negativos en el hígado.

Los anticonceptivos hormonales sirven para tratar enfermedades como el acné, endometriosis, amenorrea y perimenopausia, para los que no fueron creados originalmente, señaló un informe del Hospital Rivadavia de Buenos Aires.

Desde la aparición de los anticonceptivos orales en la década de 1960, la anticoncepción hormonal se desarrolló con nuevas formulaciones, drogas y otras innovaciones.

Felipe Jofré, jefe del Servicio de Ginecología del Rivadavia, explicó que "la anticoncepción hormonal permite un adecuado control del ciclo y un alto porcentaje de seguridad anticonceptiva".

Recordó que "en los últimos años se desarrollaron nuevas vías de administración anticonceptiva que van desde los dispositivos uterinos, hasta implantes subdérmicos y parches cutáneos".

El especialista precisó que "ese desarrollo permitió el uso de anticonceptivos hormonales con efectos transnosológicos, es decir que son útiles para otros fines, como tratamientos o enfermedades para los que no fueron desarrollados originalmente".

En ese sentido, añadió que la experiencia médica demostró que el empleo de los anticonceptivos "es efectivo en el tratamiento de la amenorrea, en pacientes que no menstrúan ya sea por alguna alteración hormonal u otras causas como malformaciones o alteraciones genéticas".

Precisó que también pueden emplearse "en la poliquistosis ovárica en la cual la mujer tiene ciclos irregulares y permiten no sólo la corrección del ciclo, sino la prevención del desarrollo de la enfermedad y sus patologías asociadas como la insulinoresistencia y el síndrome metabólico".

Jofré señaló que "en la endometriosis, que se estima que afecta a cerca de un millón de argentinas, a los anticonceptivos se los utiliza como una prueba previa para llegar al diagnóstico y en el tratamiento postcirugía, en lo que llamamos la prevención secundaria, para evitar la recurrencia de la enfermedad".

Explicó que "además en la adenomiosis, que es la ubicación dentro de la pared del útero del tejido endometriósico, los anticonceptivos son útiles para disminuir el sangrado, algo bastante frecuente y difícil de manejar por el especialista".

Destacó que "ante la presencia de acné y seborrea, que es una problemática muy común tanto en la adolescente como en la mujer joven, desde hace tiempo se utilizan anticonceptivos con gestágenos que demostraron ser útiles para la piel".

Jofré agregó que "los anticonceptivos hormonales también  encontraron su espacio para abordar la perimenopausia y corregir los síntomas clásicos como los sofocos e irregularidades del ciclo, que incluyen desde los atrasos menstruales hasta las menstruaciones abundantes en cantidad y duración".

En materia de reproducción, señaló que "también se utiliza anticonceptivos para el control del ciclo previo a un tratamiento de fertilización asistida, regularizándolo en duración y permitiendo programar con mayor exactitud el inicio de la terapia".

Insistió en que "los anticonceptivos orales cumplen satisfactoriamente la finalidad para los que fueron creados y también son incluidos dentro de los recientemente llamados medicamentos transnosológicos".

Destacó que "según los criterios de elegibilidad de la OMS se comprobó que ellos no aumentan la tasa ni severidad de la cirrosis y no incrementan el riesgo de cáncer hepático, ni de falla hepática".
 



Recomienda esta nota: