14/09/2010

Argentina

Se pierde y camina 18 horas para volver

“Pancho”, un chico rionegrino de 11 años, se había extraviado en una zona rural. Recorrió unos 35 kilómetros. “Paré cinco veces para llorar”.

Francisco Exequiel Verderone, un chico rionegrino de 11 años apodado “Pacho” por sus familiares, caminó más de 18 horas para volver a su hogar luego de extraviarse en una zona rural de Río Negro el pasado domingo por la tarde.

El menor se perdió en la zona del “Anfiteatro”, ubicado a la vera de la ruta provincial 7, al sur del tramo del río Limay, donde están las presas de El Chocón y Arroyitos, cuando caminaba junto a sus padres, otros familiares y amigos, cuando tomó un atajo que lo llevó lejos de sus compañeros. Intentó volver sobre sus pasos pero no encontró a nadie.

Sus padres avisaron a la policía de Río Negro y se organizó una búsqueda que duró hasta avanzada la noche. En la madrugada se agregaron equipos de motociclistas, policías con perros, gendarmes, defensa civil y baqueanos a caballo, que rastrillaron la zona, informó el diario Clarín.

Mientras que se lo buscaba donde se había perdido, “Pancho” había caminado 35 kilómetros siguiendo unas luces hasta llegar el lunes por la mañana a un puesto de Gendarmería en la presa hidroeléctrica de Arroyitos.

“En el camino me paré cinco veces para llorar, pero tenía mucho frío y decidí seguir hacia las luces”, dijo el niño que reside en Cipolletti.

Su padre, Aldo, señaló que “fue muy adulta su decisión a caminar sin pausa hacia su objetivo, a pesar del frío, el viento y la llovizna”.



Recomienda esta nota: