30/09/2010

Argentina

Un ahijado de Jorge Videla pide que se anule el vínculo bautismal

Por ser séptimo hijo varón nacido en 1977, un joven fue apadrinado por el genocida. Su padre había sido desaparecido. “Quiere sacármelo de encima. Es un asesino”.

Un joven de 32 años de la localidad bonaerense de Bursaco solicitó a la iglesia católica la disolución del vínculo bautismal que mantiene con el genocida Jorge Rafael Videla, al ser el séptimo hijo varón de su familia. Su padre fue desaparecido en la última dictadura militar.

Roberto Gastón Castillo nació en 1977, durante el mandato del presidente de facto Videla. Al ser el séptimo varón de la familia, le correspondía al militar ser su padrino de bautismo. Y así fue como el 10 de diciembre de 1977 ingresó a la iglesia católica de su mano, informó el sitio rosario3.com.

La mamá de Gastón decidió solicitar el cumplimiento de la ley nacional 20.843 para que Videla fuera el padrino de su hijo con la intención de favorecer a la búsqueda de su esposo quien, por entonces, hacía once meses estaba desaparecido.

Treinta y dos años después, decidió romper con ese vínculo. Fue el 3 de agosto de 2009 tras conocer que los restos de su padre habían sido hallados en el cementerio de Avellaneda, tras ser inhumado como NN (no name) y con signos evidentes de haber sido asesinado.

“Desde que tengo uso de razón mi madre me comentó lo que pasó con mi papá y tuve siempre mucha bronca, no lo hablaba con nadie y me lo guardaba para mí hasta que lo hablé con mis hermanos más grandes”, sostuvo Gastón. El rechazo a esta relación impuesta se volvió más fuerte cuando comprobó junto a unos conocidos que la iglesia no estaba de acuerdo con diluir este vínculo religioso.

Entonces, decidió acudir al abogado Hernán Jaureguiber, quien elevó una intimación a la iglesia católica dirigida al cardenal Jorge Mario Bergoglio.

“Antes de esto hicieron muchas gestiones que resultaron fallidas porque la iglesia sostiene que no puede anular un sacramento ni realizarlo de nuevo porque es indisoluble”, señaló.

En este sentido, el abogado expresó que “ahora estamos esperando la respuesta para eliminar la figura del genocida en el bautismo de Gastón” y agregó: “yo soy hombre de derecho laico donde todo lo que repugna al derecho público puede ser removido; desconozco si el derecho canónico puede establecer esto a sus propios actos”.

“Yo quiero sacármelo de encima, es un asesino que hizo tanto mal a gente inocente”, señaló Gastón, quien se mostró esperanzado. “Esperemos a ver qué pasa con la Justicia”.



Recomienda esta nota: