24/02/2011

Argentina

Nuevo caso de trabajo rural esclavo

En un predio de explotación forestal los empleados eran obligados a dormir en un colectivo abandonado. Sin agua, energía eléctrica ni baños.

Trabajadores rurales de una explotación forestal en Corrientes eran obligados a pernoctar en un colectivo abandonado, sin agua, energía eléctrica ni baños, según pudo comprobar la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). También en Misiones la AFIP detectó trabajadores en negro y registrados que vivían en condiciones precarias, sin los mínimos requisitos de higiene.

En Corrientes, el organismo realizó dos allanamientos en la empresa Credyser y detectó que 21 trabajadores eran obligados a vivir hacinados en un colectivo abandonado, sin las condiciones mínimas de higiene, sin agua, energía ni baños.

Además, 14 de los 21 trabajadores rurales del establecimiento ubicado en las cercanías de Paso de los Libres no estaban registrados.

En otro establecimiento de la misma empresa los agentes de AFIP relevaron 19 personas, de las cuales 17 declararon que estaban contratadas por una cooperativa de trabajo, situación que de confirmarse consiste en fraude laboral porque encubre la relación de dependencia entre los empleados y la usuaria del servicio.

Los agentes fiscales también señalaron que los empleados se encontraban en condiciones de extrema precariedad.

En estos operativos en Corrientes y Misiones se relevó la situación de 61 trabajadores, de los cuales 49 estaban contratados de forma ilegal y vivían en condiciones infrahumanas, informó hoy la AFIP en un comunicado.

Además, denunció a la firma Credyser y a la empresa que proveía empleados llamada El Batelito en el Juzgado Federal de Paso de los Libres, a cargo del juez Sergio Cetour.

También en Misiones la AFIP denunció por trabajo esclavo a Norberto Carlos Stopp, propietario de establecimientos yerbateros, ante el Juzgado Federal de El Dorado, a cargo del juez subrogante José Luis Casals.

En la localidad de Andresito, se encontró un establecimiento dedicado al cultivo de yerba mate que tenía a 14 trabajadores, de los cuales 11 no se encontraban declarados. Los empleados vivían bajo una estructura precaria de madera y dos carpas de material plástico negro, en cuyo interior había elementos de cocina, camas, ropas y comestibles.

Por otra parte, en el Paraje Guatambú se relevó a siete trabajadores de otro establecimiento yerbatero, y ninguno de ellos estaba registrado.

 
 
 


Recomienda esta nota: