29/05/2011

Argentina

Santiago del Estero: guardias armados impiden una inspección de la AFIP

El hecho ocurrió cuando una delegación del Ministerio de Trabajo se hizo presente en un campo para verificar las condiciones en las que trabajan peones rurales estacionales.

El delegado del Ministerio de Trabajo en Santiago del Estero, Alejandro Ducca, denunció ante la Justicia Federal la situación de explotación a la que están sometidos centenares de peones rurales estacionales. Además, aseguró que guardias armados impidieron que el lugar fuera inspeccionado por la cartera laboral y por la AFIP. 

El lugar denunciado es la explotación agraria en el campo "Las Corzuelas", de unas 9.000 hectáreas, cerca de Tintina, unos 200 kilometros al noreste de la capital de Santiago del Estero. 

Ducca indicó que se presentó en el campo junto al responsable provincial de la AFIP, Ricardo Dib, la jefa regional del organismo, Sara Leguizamón e inspectores de la cartera laboral, pero que guardias armadas a bordo de una camioneta les cerraron el paso y debieron retirarse. 
 
"Dormían y comían en el suelo, sin la mínima protección contra el clima o animales. Los alimentos eran vendidos por los empleadores a precios exorbitantes, una bolsa de harina que cuesta 25 pesos se las cobraban 100 pesos; dos kilos de carne cada cuatro días y como no tenían ninguna forma de conservación, se pudría", precisa el texto entregado a la Justicia. 
 
"Los peones se encuentran en estado de abandono, hacinados en carpas construidas de manera improvisada, calzadas en troncos y con techos de plásticos o lonas, precarias. El abastecimiento de agua es esporádico y no es apta para consumo humano. Los obreros duermen en colchones en pésimo estado, en el suelo, expuestos a picaduras de animales venenosos rodeados por monte y malezas. Se autoabastecen de alimentos y los cocinan a fuego de leña, y están en permanente contacto con bidones de plaguicida a los que usan para sentarse", agrega. 
 
Después de recibir las primeras denuncias acercadas por dos peones que lograron escaparse del lugar, Ducca se propuso recorrer los 18 kilómetros que separan al campo de la ruta provincial 5 para acceder al campo. Cuando llegaron al lugar, una tranquera los obligó a caminar 12 kilómetros, hasta que se toparon con las llamadas "guardias blancas", quienes con escopetas en la mano, los intimaron a retirarse. 
 
Las "guardias blancas", según diversas denuncias que conforman distintas causas judiciales, están integradas por personas armadas y que se desplazan en modernas camionetas, y son contratadas por los empresarios de vastas zonas de Santiago del Estero. 
 
Ante esa situación, los funcionarios presentaron la denuncia penal ante el Juzgado federal, y pidieron la intervención de la Oficina de Rescate y Acompañamiento a las personas damnificadas por el Delito de Trata.
 
 
 
 



Recomienda esta nota: