30/05/2011

Argentina

“Las esposas de los milicos” elegían a los bebés que la Dictadura iba a robar

En la continuidad del juicio por el robo de bebés, la vicepresidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, Rosa Roisinblit, reveló el modus-operandi para adueñarse de los pequeños en la ESMA.

En el marco del juicio que investiga la existencia de un Plan Sistemático de Robo de Bebés durante la última dictadura, la vicepresidente de las Abuelas de Plaza de Mayo, Rosa Roisinblit, contó este lunes cómo era el proceso de elección de los pequeños que iban a nacer.

En su relato, la mujer reveló que las embarazadas cautivas en la ESMA eran obligadas formar en fila para que las futuras apropiadoras de sus bebés pudieran "elegir el tipo de criatura". "Las esposas de los milicos iban a ver esas formaciones para ver a las madres y poder elegir el tipo de criatura que se iban a llevar, según el color de los ojos o de la piel de las madres", relató Roisinblit, en una nueva audiencia del juicio oral y publico.

Roisinblit, de 90 años, aseguró que el médico Jorge Luis Magnacco, uno de los enjuiciados, asistió al parto de su hija desaparecida Patricia, en noviembre del '78, cuando nació su nieto Guillermo, a quien pudo recuperar recién en el año 2000.

Patricia Roisinblit y su marido Rodolfo Pérez Rojo fueron secuestrados el 6 de octubre de 1978 y llevados presuntamente a la Mansión Seré, un centro de detención ilegal que manejaba la Fuerza Aérea en Castelar, pero ella fue trasladada a la Esma pocos días antes del alumbramiento, según el relato de Rosa.

Tras el parto, el pequeño fue entregado a un matrimonio que integraba Francisco Gómez, personal civil de la Fuerza Aérea, y su mujer Teodora Yofre, entonces empleada doméstica de un alto oficial de esa fuerza, hecho por el que fueron juzgados y sentenciados por la supresión de identidad de un menor de 10 años, privación ilegal de la libertad y falsedad ideológica.

 

 




Recomienda esta nota: