31/05/2011

Argentina

El arbitro que denuncia corrupción en AFA, presente en Diputados

Javier Ruiz, quien declaró afirmó que los referís aceptan sobornos y no son imparciales a la hora de dirigir, respondió preguntas de los integrantes del Poder Legislativo.

A pedido del diputado nacional Carlos Comi (CC), la Comisión de Deportes de la Cámara baja recibió este martes al ex árbitro de fútbol Javier Ruiz a fin de exponer y ampliar las denuncias de corrupción sobre este deporte que expresó en el diario Libre y luego en Radio Nacional.

A lo largo del encuentro el ex árbitro fue respondiendo preguntas realizadas por los legisladores en torno a las denuncias que efectuó y relató eventos en los que se cometieron las irregularidades ofreciendo detalles y pruebas. 

En este marco, Ruiz declaró que se cometen irregularidades en los partidos de fútbol en torno a los campeonatos y los descensos y que “se contacta al árbitro, primero por bromas”.
 
En tanto, aclaró que las iniciativas son individuales y que no hay ninguna asociación organizada en torno a ello. “No hay mafia”, sostuvo.
 
A su turno, el diputado oficialista Gerónimo Vargas Aignasse, autor de un proyecto para “democratizar le fútbol argentino”, le preguntó al ex árbitro si la Asociación de Fútbol Argentino tiene notificaciones sobre estos hechos. 
 
Ruiz respondió argumentando que él mismo notificó a Julio Grondona los hechos de corrupción, quien, según consideró, “de puertas adentro se mostró preocupado por el tema” y le dijo “mejor que te cuides”. En tanto, remarcó que “recibió llamadas telefónicas” amenazantes, pero que lo único por lo que teme es por su familia.
 
“¿Por qué ahora?” preguntó la presidenta de la Comisión de Deportes, Ivana Bianchi, en referencia a las denuncias que efectúa Ruiz, quien respondió que esperó “cobrar los cheques de indemnización por mis cuatro hijos”.
 
Por otro lado, Javier Ruiz declaró que a los entrenamientos iba en colectivo mientras que sus compañeros en autos importados, al punto tal que en una oportunidad les preguntó cómo es que tenían esa posibilidad. “Metete en el sistema, me dijeron”.
 
 
 
 



Recomienda esta nota: