18/06/2011

Argentina

A.D.O.P.C.I.O.N

Adoptar Debería Ocuparnos Para Canalizar Ilusiones Optimizando lo Necesario. Solicitada por Daniel Bianchiero y Alicia Veneziale.

Ante la posibilidad que surge para una nueva ley de adopciones, nos gustaría dar nuestro pequeño aporte.
 
Hace más o menos un año, sacábamos una carta de A.D.O.P.C.I.O.N. solicitando a los medios que le dieran difusión. En ella pedíamos, a quien pudiera, pensar en formas de acelerar los tiempos de las adopciones en el país. 
 
Desde diciembre tenemos a nuestras dos, por muchos años esperadas, hijas de 9 años en casa. Gracias a que por fin alguien, se puso en el lugar de los chicos, y salió a buscar padres para hijos. Lo hizo en el marco del SENAF (Secretaría de la Niñez Adolescencia y Familia, de  BsAs). Demostrando que con voluntad férrea otras formas son posibles. Desde este lugar repudiamos el proyecto de Adopción de la diputada Storani, al que le hemos dado en llamar todos los padres adoptivos, Proyecto de no adopción.
 
Uno de los máximos responsables del grupo Anidar (del cual formamos parte) el Dr. Edgardo Schapachnik, hizo un exhaustivo análisis al cual adherimos.
 
El proyecto en su Art. 311 de la ley dice:
 “La adopción es una institución de último recurso que no sustituye a la política social.”
No deja de ser sorprendente que el instrumento institucional sobre el que se pretende legislar sea considerado “el último recurso” cuando debiera ser el primero. No queda claro a qué se refieren los autores cuando aluden a la “política social” aunque pudiera intuirse de la lectura de otros trabajos de su autoría que lo incluido bajo este concepto alcanza a lo que ellos mismos denominan “niños de la pobreza” Nos preguntamos ¿qué tendrá que ver la pobreza con la Adopción?
 
La pobreza no tiene nada que ver con la Adopción. Pertenece a otra categoría distinta. Esgrimirla en una LEY DE ADOPCION le confiere a esta un carácter más cercano a una LEY DE NO-ADOPCION
 
Es posible que en la mente de los autores ambos conceptos se entremezclen confusamente suponiendo que los niños pobres podrían ser sustraídos de sus familias pobres para ser “dados” en adopción a familias pudientes. No es que esto no ocurra, pero estos niños no son “adoptados”, son sustraídos, les es cambiada su identidad y esto es un delito que no tiene nada que ver con la institución de la Adopción, aunque se pretenda confundir a la Sociedad haciendo pasar gato por liebre, y es más bien patrimonio de lo que es conocido como “trata de personas”.
 
Los niños pobres no requieren de ninguna ley de Adopción. No son sujetos a los que debiera referirse ninguna ley de esta índole. Requieren de “políticas sociales” que garanticen trabajo digno a  sus familias, que permitan sacarlos del ámbito de la pobreza y/o indigencia. Para ellos, la institución de la adopción no solo no es el último recurso sino que no es el remedio adecuado para resolver su situación.
 
Y si se pretende que no deban ser sustraídos (no corresponde decir adoptados) deben destruirse las redes que hacen negocio con la venta de niños, delito que curiosamente no está tipificado como tal en nuestro país.
 
En cambio, para los niños que debieran ser los verdaderos destinatarios, los Sujetos Principales de la Ley, es decir, aquéllos que por determinadas causas la Justicia determine que no pueden permanecer en el seno de sus familias originales, porque han sido objeto de reiterados malos tratos, violaciones, torturas, por ser huérfanos sin miembros de su familia ampliada, etc., y que por ello deben tener decretada su adoptabilidad y que por ello son los Sujetos reales y únicos destinatarios de esta ley la institución de la Adopción no es el último recurso sino la única solución.
 
Todo niño tiene Derecho a crecer y desarrollarse en el seno de una familia. Y la primera a la que tiene derecho es la propia. Pero los sujetos de esta ley, precisamente para ver respetados sus derechos supremos tienen el DERECHO INVERSO: A QUE LA JUSTICIA LOS SEPARE DE SU FAMILIA BIOLOGICA.
 
Un Juez quita la Patria Potestad a sus padres y familiares biológicos, porque hubo causales para ello. No importa su situación socio-económica. La Justicia sancionó con una pena grave, como es el retiro de la Patria Potestad. O priorizar el vínculo genético por sobre el superior Derecho del Niño a que sean respetados sus elementales Derechos Humanos a no ser maltratado.
 
Por el contrario afirmamos que al otorgarse el estado de Adaptabilidad el niño no pierde su Identidad ni su pertenencia a determinada comunidad étnica, o pertenencia religiosa. Y respecto a los vínculos afectivos con su familia biológica, el niño deberá ser siempre escuchado en su deseo hacia aquélla y el mismo será respetado con prioridad sobre los deseos de terceros.
 
El Proyecto Storani – García Méndez – Mussa abunda en estas consideraciones que calificamos como “biologicistas a ultranzas” y que pretende priorizar el vínculo genético por sobre los Derechos Humanos de los Niños dando lugar a innumerables casos de niños que reiteradamente son reintegrados a sus familias originarias, para que –en el mejor de los casos- reiteradamente reingresen a Hogares de tránsito, cuando no deben ser internados con graves lesiones, o directamente son matados por sus progenitores.
 
Es urgente , que a la apropiación que ocurre, ahora, hoy, en este instante,  en el día a día se la investigue así cómo se está llevando a cabo tan necesaria y exhaustivamente, la búsqueda de la identidad de tantas personas apropiadas. 
 
Si se actúa ya, tendremos menos para lamentarnos en el futuro.Si se piensa una política ya de adopción ágil, pensando en todos los chicos institucionalizados, el futuro será más prometedor. Tenemos todos  claro qué los tiempos de nuestra justicia, no son los tiempos reales de nuestros chicos en riesgo? O de esto solo nos damos cuenta los ciudadanos comunes?
 
Pregunta a los qué deben ocuparse del tema: Se han planteado, qué pasa con un niño que con 18 años cumplidos debe dejar la institución que mal o bien fue su familia, su seguridad, y salir a la vida, solo?....Si lo han hecho, qué han planificado al respecto? Algunos de los que puedan administrar medios para que esto cambie, se puso por un momento en su lugar? Humildemente pienso que es lo que nos falta como sociedad, ponernos  en el lugar del otro para poderlo cuidar, sino yo creo que está necesitando lo que yo creo,y no lo que él realmente necesita. Por qué no darles vos, y también voto?
 
El sentido común, me dice que tanto mejor estarían esos chicos si hubieran encontrado una   familia que fuese su sostén. Qué en definitiva redundaría en beneficio de todos.
 
Creemos que estamos en un buen momento para propiciar entre todos este cambio, por lo menos nosotros podemos decir, que encontramos un grupo de personas dentro del sistema de nuestra bendita democracia que empezaron a pensar la adopción de una forma diferente, y les estaremos eternamente agradecidos.
 
Daniel Bianchiero y Alicia Veneziale, padres de dos soles brillando a full….

 



Recomienda esta nota: