19/06/2011

Argentina

Cristina anuncia esta semana su postulación y se espera por el vice

Cuando la Presidenta revele quién será su compañero de fórmula estará dando claras definiciones ideológicas sobre el futuro del proyecto.

Con el enigma de quién será su compañero de fórmula, comienza la semana en que Cristina Fernández de Kirchner anunciará oficialmente que se presentará como candidata a Presidenta por un nuevo mandato hasta 2015.

El semanario Miradas Al Sur, que dirige Eduardo Anguita, lleva como tema central la reelección de la Presidenta con varias notas que hacen referencia al compañero de fórmula.

El enigma del vice, se llama el artículo firmado por Eduardo Blaustein en el baraja algunos nombres. Transcribimos tres párrafos:

Hace mucho, mucho tiempo, se apuntaba para el lado de los gobernadores: Daniel Scioli, José Luis Gioja, Sergio Urribarri, Jorge Capitanich y siguen las firmas. La derecha mediática se divirtió un rato largo con que “la presión de Moyano” lo llevaría a él mismo a la vicepresidencia o, como mínimo, a Héctor Recalde, que se aburrió de hacer fintas para escapar del acoso titulero. Se dijo que por qué no Martín Sabbatella.

Se amagó con que si Alicia Kirchner, pero se dijo: “¿Pero dos mujeres?”. Avanzados los tiempos de las juventudes movilizadas o incorporadas al proyecto, más cierta oxigenación en la interna de poder, se habló de Juan Manuel Abal Medina. Y ahí la cosa se pone curiosa. Porque la derecha no deja de hablar de lo impresentables que son ya sea los sindicalistas como los así mentados “barones del conurbano”.

Pero cuando la bocha viene por otro lado, en ese caso los que denominan "kirchneristas puros", esos tipos que a veces no son más que antiguos frepasistas herbívoros pasan a convertirse (para La Nación, por ejemplo, en una percepción entre paranoica y errada) en gente aún más peligrosa, con un vaya a saber qué de antiguo montonerismo acechante.

Las definiciones ideológicas

Por otra parte, publica una nota de opinión de Luis Alberto Quevedo, sociólogo, profesor de UBA y Flacso. Quevedo es muy claro al sostener que en esta fórmula no se pone en juego la cantida de votos, sino con toda claridad que la definición de la Presidenta será una definición ideológica que marcará el rumbo que tomará el proyecto Nacional y Popular en el futuro.

A continuación, el artículo de Quevedo:

Para Luis Alberto Quevedo la imagen de la Presidenta es tan alta que, a diferencia de otras situaciones históricas, no necesita a un vice para sumar votos. Además, descree de la posibilidad de que el compañero de fórmula pueda ser un sindicalista o el ministro de Economía, Amado Boudou, y sostiene que es fundamental que el elegido comparta el proyecto de profundizar el modelo.

–¿Qué le aporta un vicepresidente a la fórmula?
–Hoy la Presidenta tiene los votos por sí misma para ganar en primera vuelta las elecciones de octubre. Por eso, no creo que haya que pensar a su vice desde el punto de vista de los aportes en votos. Creo que la contribución puede ser más en el sentido de jerarquizar la fórmula, darle volumen político y ampliar las aristas que ya tiene la Presidenta.

–¿Convendría que fuera un sindicalista?
–No considero que convenga optar por un gremialista. No creo que la identidad “sindical” sea hoy un aporte que la Presidenta necesite en su perfil. Ella ha demostrado una enorme capacidad de dialogar y sumar al sindicalismo y creo que si fuera un gremialista podría leerse al revés: que ella no eligió sino que le han impuesto un nombre. Y si hay algo que está muy lejos de la realidad política argentina es que a la Presidenta se le puedan imponer nombres o decisiones políticas. Cristina ha demostrado su liderazgo y ha sido capaz de expresar su pensamiento ideológico en cada acto y acción política.

–Si el ministro de Economía, Amado Boudou, llegase a ser el vice de Cristina Kirchner, ¿habría algún tipo de concesiones hacia ciertos sectores?
–No creo que Boudou esté hoy realmente entre los nombres que puedan acompañar a la Presidenta en la fórmula. Pero si así fuera, pienso que cualquier vínculo con el sector financiero o el sindicalismo nunca vendría de su vice, sino directamente de la decisión de la Presidenta. Está claro que el vice debe compartir el proyecto que lidera ella y, también, compartir un sueño que Cristina Fernández ha manifestado en más de una oportunidad: que lo que se requiere en los próximos años es profundizar el modelo.

–¿Pueden volver a equivocarse y elegir a un vice que no coincida con la línea política?
–La Presidenta aprendió una dura lección con Julio Cobos. Un gobernador que afuera de la provincia tenía una imagen muy desdibujada, hasta la noche en la que vota contra la 125. Después, los demás le otorgarían un lugar que él ni siquiera debe haber imaginado. Cuando la Presidenta designe a su compañero de fórmula, le dará al país una pista política fundamental: su idea sobre el futuro del proyecto.

 

 

 



Recomienda esta nota: