19/06/2011

Argentina

En Bariloche quieren recurrir a la Justicia para desalojar a un gallo cantor

Vecinos de la calle Mitre aseguran que no pueden dormir “en horarios normales” por las molestias que causa el animal. Presentaron notas en la Municipalidad.

Como si en Bariloche tuvieran pocos conflictos con las cenizas del volcán Puyehue, un grupo de habitantes de la calle Mitre tiene que lidiar además con un molesto gallo cantor al que quieren desalojar para poder volver a dormir “en horarios normales”. Pero las autoridades, lejos de ampararlos, parecen estar del lado del plumífero. 
 
“La tenencia de aves de corral por parte de un vecino nos impide descansar desde hace varios meses”, denunciaron a través de una nota al Concejo Deliberante de la localidad patagónica. “Desde noviembre de 2010 el gallo, como es su naturaleza, comienza con su canto a las 5 de la mañana y continua durante el día, lo que implica que el vecindario debe levantarse a la hora señalada con la imposibilidad de un descanso nocturno dentro de un rango de normalidad”, explicaron. 
 
En la misiva, alegaron que esta situación les genera “varias consecuencias en el desempeño de las actividades laborales y escolares”, obligándolos “a readecuar nuestros horarios con un importante desequilibrio en la vida normal de las familias, que vivimos con los ritmos propios de una ciudad y no del campo”. 
 
Los vecinos acudieron al Deliberante porque, ante las quejas –según afirmaron-, el dueño de los animales les responde que “en su propiedad hace lo que quiere” y que “hay una ordenanza que se lo permite”. 
 
En efecto, los insomnes reclaman que se modifique esa norma comunal, que avala la posesión de aves de corral en las casas bajo el argumento de no discriminar a las personas que, venidas del campo, mantienen sus costumbres en la ciudad. 
 
Sin embargo, el Concejo resolvió que, antes de avanzar en el debate de tal reforma, debe "agotarse" la instancia de mediación para resolver el conflicto, tarea que encomendó a la Defensoría del Pueblo, señaló la Agencia de Noticias de Bariloche.
 
Así que los vecinos deberán recurrir a la Defensoría para ver si así son escuchados y, mientras tanto, tendrán que seguir lidiando con el molesto y madrugador canto del gallo, que ya es parte de la comunidad.
 
 


Recomienda esta nota: