04/11/2012

Argentina

En un año intenso, el Congreso avanzó en leyes que profundizan la gestión del actual gobierno

En el 2012 el Congreso superó ampliamente la cantidad de sesiones de años anteriores. En el primer semestre ya había superado el total del año 2011.

 A un mes de la finalizar el período ordinario de sesiones, el Congreso ya tiene sancionadas la mayor parte de las leyes claves para la gestión y otras normas que avanzan en la ampliación de derechos.

En un año marcado por una intensa actividad parlamentaria, el oficialismo logró aprobar leyes claves que ratifican el rumbo del modelo iniciado por Néstor Kirchner en 2003 y continuado por Cristina Fernández de Kirchner.
 
De esta manera, el Congreso superó incluso la cantidad de sesiones de otros años y el número de proyectos sancionados, sobre todo en lo que va del período ordinario.
 
Es que, desde el inicio del período parlamentario, el oficialismo logró imponer su mayoría -producto del resultado obtenido por Cristina Fernández de Kirchner en las elecciones de octubre pasado- y aprobó, entre otras cuestiones, la nacionalización de las acciones de YPF, la declaración de utilidad pública de la empresa Ciccone y la reforma de la ley de Accidentes de Trabajo.
 
Esta impronta para incrementar la actividad parlamentaria en 2012 ya había quedado planteada a fines de 2011 cuando en sesiones extraordinarias y con la nueva composición, el Frente para la Victoria sancionó una serie de iniciativas claves como la que declaró de interés público la fabricación y distribución de papel para diarios, la Ley de Tierras y el estatuto del Peón Rural.
 
Para obtener la sanción de esas leyes, sin embargo, el oficialismo debió recurrir a sus propios diputados y a algunos aliados, ya que la oposición optó por no dar quórum a lo largo del año y bajó al recinto una vez que el Frente para la Victoria alcanzó los 129 legisladores en diputados y 37 en el Senado necesarios para sesionar.
 
A modo de ejemplo, y en los primeros 6 meses del año, el Congreso aprobó la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central y sancionó además la transferencia del Premetro, el tranvía de Puerto Madero y 33 líneas de colectivos a la órbita porteña.
 
Más adelante, aprobó la “Declaración de Ushuaia”, que ratifica la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas y convirtió en ley la derogación de la figura del avenimiento, que establece la posibilidad de “perdonar” al violador en caso de que la víctima se casase con él.
 
En este marco, sancionó también la incorporación del femicidio al Código Penal y las modificaciones al Código Electoral para implementar en las próximas elecciones un nuevo DNI en formato tarjeta.
 
Por otro lado, se avalaron los decretos de intervención de YPF y una serie de acuerdos internacionales sobre información tributaria, además de otras normas de fuerte impacto social como el marco regulatorio de la Fertilización Asistida, Muerte Digna y la de Identidad de Género.
 
"Tenemos un año de actividad parlamentaria muy intenso, se han sancionado leyes claves como la nacionalización de acciones de YPF y hemos logrado además una serie de medidas como la ley Presupuesto, que pudimos sancionar en tiempo y forma, antes de noviembre", evaluó el titular del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Agustín Rossi a Télam.
 
Según Rossi, la intensa actividad parlamentaria que permitió la sanción de leyes claves a lo largo del presente período "es muy bueno porque le da una mirada de certidumbre al proceso".
 
La oposición, en tanto, siguió dispersa como en 2011 y sólo se unió a la hora de no dar quórum y ni siquiera pudo juntar a sus diputados para debatir la suba del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias, como impulsó a lo largo del año.
 


Recomienda esta nota: