06/11/2012

Argentina

Diputados opositores también se oponen a una supuesta re-reelección

Así como en el Senado, unos 100 parlamentarios firmaron un documento en el que se comprometen a rechazar cualquier intento de reforma constitucional.

Encabezados por los presidentes de las principales bancadas del arco antikirchnerista, diputados opositores exhibieron este martes un escrito con el objetivo de decirle "no" a una eventual reforma constitucional, tal como se hizo la semana pasada en el Senado.
 
"Suscribimos el presente instrumento comprometiéndonos a votar en contra de cualquier proyecto legislativo que intente declarar la necesidad de la reforma constitucional y en contra de cualquier intento de re-reelección presidencial ajeno al texto vigente", afirmaron los 107 firmantes.
 
La propuesta del PRO, Unión Por Todos, la UCR, el socialismo y el Frente Peronista fue presentada este mediodía en el salón José Luis Cabezas del Parlamento nacional.
 
Según explicó la diputada Patricia Bullrich, "el Gobierno pretende perpetuarse en el poder, por eso promueve la división y la confrontación". "Nos hemos abierto al diálogo porque es necesario dejar los prejuicios ideológicos y personales a un lado frente al avance de los K", afirmó.
 
En este sentido, el jefe del bloque PRO, Federico Pinedo, afirmó que "el compromiso" que asumieron de no avalar una reforma constitucional "sepulta los planes kirchneristas de la re-reelección".
 
"Vamos a defender la Constitución hasta las últimas consecuencias, y no vamos a permitir que instalen en Argentina el modelo de Chávez", agregó.
 
Uno de los pocos legisladores que decidieron no adherir al documento fue Claudio Lozano (Carrió también se negó a firmar el acuerdo), integrante del Frente Amplio Progresista. "No nos seduce firmar con personajes que no nos garantizan nada, eso lo va a decir la gente en 2013", justificó.
 
El rechazo en Diputados es idéntico al del Senado, aunque con menor fuerza por una cuestión electoral: a 70 legisladores de la oposición se les vence su mandato. Por eso, el kirchnerismo podría quedar cerca de los dos tercios requeridos para impulsar una reforma constitucional en caso de obtener una cantidad similar de votos a la obtenida el año pasado.
 
En la Cámara alta, en cambio, la situación es distinta: más allá de que obtenga un triunfo apabullante, el oficialismo seguirá lejos de conseguir el número necesario para proponer un cambio en la Carta Magna.


Recomienda esta nota: