13/11/2012

Argentina

"Mi Sangre" dijo que teme por su vida y pidió que no lo extraditen

El jefe narco colombiano Henry de Jesús López Londoño dice que es un "perseguido político" y que tiene miedo de que lo maten en la cárcel.

El colombiano Henry de Jesús López Londoño, el jefe narco colombiano capturado hace dos semanas en Buenos Aires, dijo a la Justicia que es un "perseguido político" y reclamó que no lo extraditen a Estados Unidos porque tiene "miedo" de que se "atente contra su vida". 

Así lo manifestó este martes Carlos Olita, abogado del colombiano, al hablar con la prensa antes y después de que su cliente declarara durante unos 40 minutos ante el juez federal Sebastián Ramos, quien lleva adelante su juicio de extradición a Estados Unidos.
 
"Ante el juez, agradeció que pueda expresarse libremente en el país a través de los medios, sin ningún tipo de reparo. Está con la disponibilidad de hablar con todos, quiere dar su verdad, decir que es un perseguido político. Tiene elementos suficientes para probarlo. Y le anticipó al juez algunos de los elementos que va a presentar en el juicio", relató el letrado.
 
"El juez va a evaluar la situación de extradición, puntualmente consideramos que la va a rechazar", opinó el letrado, y aseveró que su cliente "quiere quedarse en la Argentina". "La orden de detención fue a través de Estados Unidos y no tiene elementos necesarios para avalar la detención", remarcó.
 
Según Olita, "el miedo" que siente Londoño está vinculado con la Policía colombiana, porque cuando "él fue desmovilizado de los grupos paramilitares en el proceso Verdad y Justicia, conoció muchas cosas de funcionarios actuales del Gobierno de Colombia". 
 


Recomienda esta nota: