02/09/2013

Argentina

El nuevo proyecto de canje de deuda será igual al de 2010

Se estima que se ofrecerá "las mismas tres familias de bonos que se emitieron en las operaciones 2005 y 2010, tanto en legislación extranjera como nacional, que incluirá la ley de Nueva York".

El plan de desendeudamiento que tiene en carpeta el Gobierno ofrecerá los mismos bonos que se emitieron en las operaciones de 2005 y 2010 tanto en la legislación extranjera como nacional, que incluirá la ley de Nueva York.
 
Así lo confirmaron a la agencia de noticias Télam fuentes gubernamentales, quienes precisaron que el Canje III, que será tratado en el Congreso, ofrecerá "las mismas tres familias de bonos que se emitieron en las operaciones 2005 y 2010, tanto en legislación extranjera como nacional, que incluirá la ley de Nueva York".
 
Esto significa que aquellas compras de bonos que sean realizadas por extranjeros serán regidas por la ley estadounidense, al igual que los canjes de 2005 y 2010.
 
De esta forma, se espera emitir bonos en dólares y euros, con legislación estadounidense y neoyorkina, y se presentará la oferta en Nueva York, Roma, Londres, y Bruselas. La novedad es que no habrá emisión en yenes, debido a que en esa jurisdicción se alcanzó el 99% de aceptación, tras la culminación del canje 2010.
 
La fuente consultada explicó que "no hay restricción en Estados Unidos para que la Argentina presente una oferta de canje al 7% de los tenedores de deuda en default".
 
Lo que existe es una sentencia en suspenso de que, para pagarles al 93% de acreedores que alcanzaron un acuerdo de deuda con el país en los canjes anteriores, hay que abonarle primero el 100% a los fondos buitre.
 
Aquí la solución que ofrece el Gobierno es la garantía de pago con títulos de legislación nacional; sin embargo, esta opción voluntaria del tenedor no se prevé que sea instrumentada en el cortísimo plazo, ya que la apuesta oficial es primero tratar de agotar todas las instancias legales y revertir el revés judicial ante la Corte Suprema de Estados Unidos.
 
Precisamente, como gesto a la Corte Suprema de Estados Unidos, el proyecto de reapertura del canje contempla la suspensión de la ley cerrojo, que podría resultar en una derogación tras el debate en el Senado, según los proyectos presentados por la oposición.
 
También es una incógnita aún si la apertura de canje será indefinida, de manera de perpetuar la "igualdad de trato" a los acreedores.
 
Queda la posibilidad de que resulte en una propuesta abierta "ad eternum", con la misma opción de quita, y por lo tanto de rendimiento, para "todos" los acreedores de los 81.800 millones de dólares que habían caído en default en 2001: es decir, para el 93% del canje, para holdouts (los que aún se resisten a ingresar) y también los fondos buitre.
 
Según los tiempos parlamentarios, el proyecto del canje será tratado este miércoles en el Senado, y hay movimientos para tratarlo en Comisión Diputados con celeridad, de manera que el 11 ó 12 de septiembre, podría convertirse en Ley.
 
Tras aprobarse, el equipo económico que trabajará en la operación en la Secretarías de Finanzas es prácticamente el mismo que lo hizo en el Canje II, cuando Lorenzino ocupaba el puesto de su mano derecha, Adrián Cosentino.
 
Esta operación no persigue el objetivo de lograr la máxima aceptación, sino más bien garantizar que todos los acreedores tengan tratamiento igualitario.
 
Servirá también para bajar el monto de litigios de los pequeños inversores y bonistas que fueron a tocar la puerta a los tribunales del Ciadi, si bien no se prevé que los fondos buitre ingresen.



Recomienda esta nota: