26/09/2013

Argentina

AFIP destruyó dos millones y medio de paquetes de cigarrillos adulterados

El procedimiento realizado en Mendoza fue sobre mercadería secuestrada en distintas ciudades del país, y supera los 20 millones de pesos.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), a través de la Aduana, procedió a la destrucción de un total de 2.375.579 atados de cigarrillos adulterados y 2.082 unidades de cigarros de hoja, por un valor que supera los $ 20 millones.
 
Los cigarros y cigarrillos provenían de secuestros realizados en distintos procedimientos llevados a cabo en todo el país al constatarse en algunos casos su ingreso de contrabando, su tenencia ilegal, y en otros casos que se trataba de productos falsificados. 
 
Los cigarrillos incautados se correspondían con marcas reconocidas del sector como Marlboro, Phillips Morris, Lucky Strike, Nevada, Rodeo, Coronado, entre otras, según informó la AFIP mediante un comunicado.
 
La destrucción de esta mercadería ilegal se realizó por molienda y posterior disposición en vaciaderos de desechos orgánicos debidamente habilitados por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, en la planta de tratamiento de residuos de la Municipalidad de Maipú, provincia de Mendoza.
 
La mayor cantidad de cigarrillos se incautó en la jurisdicción de la Dirección Regional Aduanera de Posadas con un total de 1.362.024 atados, seguida por sus similares de Resistencia, con 348.290 atados; Mendoza, con 241.730; La Plata, 130.282; la Aduana de Buenos Aires con 215.393 paquetes; las Direcciones Regionales de Bahía Blanca, con 33.500 atados; Córdoba, con 30.750 y Rosario, con 6.160 atados; la Aduana de Ezeiza con 5.590 atados, y las Direcciones Regionales Aduaneras de Comodoro Rivadavia, con 1.140 y Salta, con 720 paquetes decomisados.
 
"Esta destrucción forma parte de los lineamientos impartidos a las áreas operativas, en pos de desalentar el tráfico ilícito de cigarrillos", expresó la directora General de la Aduanas, María Siomara Ayerán al tiempo que aseguró que "el tráfico ilegal de cigarrillos y el resto de las actividades ligadas a los productos del tabaco no sólo contribuye a reducir los ingresos fiscales de los estados, ocasionando perjuicio en las cadenas productivas, de comercialización y fuentes de trabajo lícitas del sector, sino que obstaculiza los esfuerzos de los gobiernos para cumplir los objetivos establecidos en materia de preservación de la salud pública".



Recomienda esta nota: