01/12/2013

Argentina

El teatro Colón de luto por la muerte de un obrero

Daniel Ayala tenía 18 años y falleció el viernes pasado al caer 14 metros por el hueco del montacargas ubicado detrás del escenario.

 El estreno de la ópera "Un Ballo in Maschera", de Giuseppe Verdi, previsto para este domingo en el teatro Colón, fue aplazado a raíz del conflicto suscitado por la trágica muerte del trabajador Daniel Ayala, de 18  años, ocurrida el viernes.

 
Los artistas no realizaron el sábado el ensayo general de rigor de previo al estreno -estuvieron reunidos en una extensa asamblea- y, por lo tanto, la función fue postergada ya que recién este domingo se realizará el ensayo. El estreno, entonces, quedó reprogramado en principio para el martes a las 20.30. 
 
Fue el corolario de un inusual sábado de tensiones en el Colón, donde la administración presionó para sostener las funciones de "Un Ballo...", última ópera de la temporada lírica, con puesta de la compañía catalana La Fura del Baus, especialmente mimada por la actual conducción del coliseo. 
 
Desde las 18 y ante una asamblea con más de 250 trabajadores, los delegados del Sindicato Unico de Trabajadores de la Ciudad de Buenos Aires (SUTECBA), de estrecho vínculo con la administración macrista, bregaron por la continuidad de actividades mientras se cursaba una nota pidiendo "la revisión técnica" de los montacargas del coliseo. 
 
La propuesta fue rechazada por la generalidad de los trabajadores, todavía conmocionados por la muerte de Ayala; y, en esa coyuntura, SUTECBA intentó salir del paso alentando una medida de fuerza simbólica: declarar dos días de duelo. 
 
Deslizada esa línea, los delegados se retiraron de la asamblea con un cuarto intermedio para dialogar con las autoridades. 
 
Tras le negociación, los delegados de SUTECBA se reunieron por separado con cada uno de los cuerpos estables (orquesta, coro, ballet, etc.) y les sugierieron continuar la actividad con el argumento de que las otras áreas sí iban a hacerlo. 
 
Advertidos de la maniobra, los trabajadores pidieron volver a discutir en conjunto en el escenario principal y allí prosiguió la asamblea, que terminó cerca de las 23. 
 
Si bien SUTECBA aclaró que no iba a prestar el sello gremial para ninguna medida de fuerza, la resistencia de los trabajores generó, por la vía de los hechos (no se ensayó), la imposibilidad de realizar la función prevista para mañana a las 17. 

Finalmente y en ese estado, la asamblea resolvió la continuidad de las actividades con un agregado declarativo en que se exigió la renuncia del director del Colón, Pedro Pablo García Caffi
 
El conflicto se había precipitado el viernes poco después de las 17 cuando Ayala, un empleado de limpieza, falleció tras caer unos 14 metros por el hueco del montacargas ubicado detrás del escenario principal. 
 
García Caffi intentó entonces desalentar el impulso individual de muchos artistas por interrumpir toda actividad hasta conseguir una revisión técnica integral de las instalaciones. 
 
Testigos que reconstruyeron el diálogo aseguraron que el funcionario enfatizó el vínculo laboral formal de Ayala no era con el Colón sino con una empresa tercerizada (LX Argentina), pero el comentario exaltó más los ánimos de los artistas. 
 
"No por cobrar a través de una empresa tercerizada vamos a dejar de reconocerlo como un compañero. Por eso es esta lucha", explicó el fotógrafo y delegado gremial Máximo Parpagnoli, representante de la Junta Interna de ATE, la línea sindical combativa del teatro.


Recomienda esta nota: