08/12/2013

Argentina

Los 30 años de democracia se celebrarán con una gran fiesta popular

Habrá numerosos shows musicales en Plaza de Mayo y en el Museo del Bicentenario se realizará un acto al que se invitó a ex mandatarios y a todo el arco político nacional.

El gobierno nacional realizó una amplia convocatoria a todos los sectores políticos para el acto de conmemoración de los 30 años de Democracia, que se realizará el martes a las 18, en el Museo del Bicentenario, en el marco de una ceremonia encabezada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y a la que fueron invitados todos los ex mandatarios desde la restitución democrática. 

 

Fuentes oficiales confirmaron que, de cara a la celebración, el Gobierno nacional cursó invitaciones a todas las fuerzas políticas del país, tanto nacionales como provinciales, al tiempo que se invitó especialmente a los ex presidentes y familias de ex mandatarios que cumplieron mandato desde 1983. 

 

En ese sentido, se indicó que fueron convocados a la celebración Carlos Menem, Fernando de la Rúa, Adolfo Rodríguez Saá, Eduardo Duhalde y también la familia del fallecido Raúl Ricardo Alfonsín, el mandatario que asumió el 10 de diciembre de 1983. 

 

Paralelamente, también el martes se desarrollará la fiesta popular "democracia para siempre" en la Plaza de Mayo, que contará con la presencia de numerosos artistas de primer nivel. 

 

El objetivo "es festejar 30 años de democracia, de derechos para todos, de libertad garantizada, de alegría compartida y de futuro con inclusión", según reza la convocatoria realizada por la Secretaría de Cultura de la Nación, prevista para las 15 horas.

 

La asunción presidencial de Raúl Ricardo Alfonsín, el 10 de diciembre de 1983, se convirtió en uno de los hitos de la historia argentina contemporánea, al marcar el retorno definitivo de la democracia.

 

Las imágenes del líder radical recibiendo en el Congreso la banda y el bastón de mando de manos del militar Reynaldo Bignone quedaron grabadas en la memoria popular, como el instante exacto en el se abría una nueva etapa en el país. Luego de recibir los atributos presidenciales, en un acto al que asistieron decenas de líderes latinoamericanos, además del mandatario estadounidense George Bush, Alfonsín habló por primera vez como titular del Ejecutivo desde los balcones centrales del Cabildo.

 

"Iniciamos una etapa que, sin dudas, será difícil, porque tenemos todos la enorme responsabilidad de asegurar hoy y para los tiempos la democracia y el respeto de la dignidad del hombre en la tierra argentina", afirmó Alfonsín al arrancar su discurso.

 

Una Plaza de Mayo repleta a rabiar, estalló en vítores y aplausos, ante el dirigente que renovaba esperanzas y materializaba el regreso a la democracia, tras siete años de cruenta dictadura.

 

Ese día soleado, el flamante presidente auguró el comienzo de una "etapa de 100 años de libertad, de paz y de democracia". "Entre todos vamos a constituir la unión nacional, consolidar la paz interior, afianzar la justicia, proveer a la defensa común, promover el bienestar general y asegurar los beneficios de la libertad para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los hombres del mundo que deseen habitar el suelo argentino", concluyó Alfonsín, parafraseando al Preámbulo de la Constitución Nacional.

 

Tras un siglo de alternancia entre dictaduras y gestiones nacidas en las urnas, su victoria con el 51,7% de los votos en octubre de 1983, abrió el camino a los 30 años de democracia ininterrumpida.

 

El 8 de julio de 1989, Carlos Menem asumió como cabeza del gobierno, luego de que Alfonsín le entregara el mando de manera anticipada, apremiado por la crisis social. 

 



Recomienda esta nota: