26/12/2013

Argentina

El ataque de las palometas en Rosario fue un hecho aislado

Las autoridades de la provincia de Santa Fé aseguraron que el ataque de las palometas no se volverá a repetir.

El miércoles pasado se produjo un hecho extraño en las costas santafesinas. Un cardumen de palometas, una especie típica de la zona, atacó deliberadamente a un grupo de bañistas. El hecho dejó un saldo de 60 heridos, entre ellos varios menores.
 
Ricardo Biasatti, subsecretario de Recursos Naturales de Santa Fé, descartó que se vuelva a producir un hecho similar. Llevando tranquilidad a la población, luego de que se viviera una especie de paranoia, instigada desde los medios de comunicación.
 
Según afirmó el funcionario, este episodio en el balneario Rambla Catalunya "fue un hecho aislado e insignificante" si se tiene en cuenta el tamaño del río Paraná.
 
"En Santa Fe hay 800 kilómetros de costas. Son absolutamente esporádicas noticias de este tipo", sostuvo Biasatti, quien explicó que se trató de "un cardumen que pasó muy brevemente por un lugar repleto de gente".
 
Luego desestimó que se produzca un nuevo ataque al señalar que las palometas permanecen en aguas tranquilas.
 
Las palometas son peces carnívoros, de dientes filosos y muy agresivos, que suelen actuar en ataques grupales y aparecen en las costas del Paraná, especialmente con altas temperaturas.
 
Los ataques de este miércoles se produjeron alrededor del mediodía, cuando la temperatura en Rosario superaba los 38 grados y decenas de familias disfrutaban de los balnearios del río. La mayoría de los heridos fue asistida por médicos de la carpa del Servicio de Emergencia Sanitaria (Sies).


Recomienda esta nota: