01/10/2014

Argentina

Un argentino pudo volver a comunicarse con su familia después 12 años

Se trata de la historia de un cordobés que había salido de viaje para recorrer el norte del país pero que desde ese momento perdió contacto con su familia. Entrá y conoce la historia.

Desde hace 12 años, la vida de Fabián Levitt se convirtió en un incógnito. En 2002 se fue de su casa de Córdoba en donde vivía con su familia y su hija de tan sólo 3 años, para recorrer el norte del país haciendo artesanías. Como era habitual en él esos viajes, sus padres lo despidieron como tantas veces con un simple "hasta luego" sin saber que volverían a verlo 12 años después.

 

La familia se empezó a preocupar al ver que Fabián no se comunicaba ni daba señales de vida. Es por eso que comenzaron una larga búsqueda, casi silenciosa, sin resultados. Hasta llegaron a crear una cuenta en Facebook con la foto del hombre, en ese entonces de 28 años. Fabián dejó con su familia a una hija muy chiquita, hoy de 15 años, quien últimamente escribió varias veces en las redes sociales deseando volver a encontrarse con su papá.

 

Ya sin esperanzas, la familia Levitt se contactó con Red Solidaria para que active la búsqueda del desaparecido. Inesperadamente, un hombre escribió desde Colombia diciendo que conocía al hombre de pelo largo que mostraba la foto, aunque un poco más avejentado. Es que el 4 de julio pasado, Levitt cumplió 40 años. Se trataba de un tal Fabián Vargas, oriundo de Medellín que decía haberlo visto en su ciudad, que trabajaba en la calle haciendo trabajos de artesano y otras changas.

 

Brenda Levitt, hermana del hombre desaparecido, contó que aún no puedo reencontrarse con su hermano, pero sí pudo hablar por Skype con él.

 

"Mi hermano está en situación de calle. Todavía no sabemos la historia completa, pero sí nos contó que tuvo un episodio de violencia en Colombia, donde le robaron, lo golpearon y lo dejaron sin documentos. Fue una charla emotiva y rara al mismo tiempo. La última vez que lo vi yo tenía 15 años, ahora tengo 27. Y mi sobrinita Ámbar, que tenía 3, ahora tiene 15. Todo es muy fuerte, y la semana pasada recién pudimos contarle a Ámbar que su papá estaba vivo, que lo habíamos encontrado. Ámbar siempre supo la verdad, y nunca perdía las esperanzas de encontrar a su papá. Ahora está con asistencia psicológica porque la noticia fue muy fuerte. Ámbar está feliz, pero shockeada", señaló en declaraciones a la prensa.




Recomienda esta nota: