19/10/2014

Argentina

Pablo Ferreyra: "Seguiremos hasta lograr una sentencia firme de parte de la Justicia"

El legislador porteño y hermano de Mariano Ferreyra señaló que aunque los autores materiales del crimen están presos, "la lucha por obtener justicia aún no terminó".

Pablo Ferreyra, hermano de Mariano, el militante del Partido Obrero asesinado hace cuatro años por una patota que respondía al dirigente ferroviario José Pedraza, y actual legislador porteño por la agrupación Seamos Libres, sostuvo que la lucha por conseguir justicia no se ha terminado aunque los autores del crimen hayan sido condenados, en referencia a la revisión de la causa que será llevada a cabo por un tribunal.

 

Al respecto, Ferreyra expresó que espera que no se registren irregularidades en el proceso, al tiempo que destacó la necesidad de lucha contra el trabajo precarizado, y de poner en revisión a las organizaciones sindicales que desnaturalizan su rol perjudicando a la clase trabajadora.

 

"Hicimos mucho en estos años por honrar el nombre de un militante como Mariano, pero esa lucha no se terminó aunque Pedraza y los autores materiales estén presos. Seguiremos hasta lograr una sentencia firme de parte de la Justicia", remarcó el legislador en dialogo con Télam.

 

Pedraza y su número dos en la Unión Ferroviaria, Juan Carlos Fernández, fueron condenados a 15 años de prisión como instigadores del crimen de Ferreyra, en tanto que Cristian Favale y Gabriel Sánchez recibieron una pena de 18 años por haber disparado sobre los manifestantes que protestaban contra las condiciones de precarización laboral que se registraban en la ex línea Roca.

 

Ahora, la causa está en Casación para ser revisada por los jueces de la Sala III, Liliana Catucci, Gustavo Hornos y Eduardo Riggi, quien es reemplazado por el presidente del tribunal, Mariano Borinsky.

Sobre Riggi pesan denuncias de cohecho y tráfico de influencias para beneficiar la situación procesal de Pedraza, en el marco de una causa que es investigada por el Fuero Federal.

 

"Esperemos que (Eduardo) Riggi se mantenga lejos de la causa, me parece que es lo mejor para todos. Tenemos que estar muy atentos para evitar que se produzcan sorpresas", explicó.

Asimismo, Pablo afirmó que la lucha por erradicar el trabajo tercerizado y precario "es también una buena forma de rendirle homenaje a un militante que dio la vida por sus compañeros".

 

 "Mariano cayó dando pelea por una causa justa. Luchaba por el trabajo digno de sus compañeros. Creo que en ese punto, la sociedad no tomó aún real conciencia de la gran estafa que constituye para los trabajadores la precarización", subrayo.

En la causa judicial que siguió tras el crimen del militante oriundo de la localidad de Sarandí, se comprobó la forma en la cual el gremio dirigido por Pedraza se beneficiaba económicamente con la explotación de trabajadores contratados.

 

Por eso, Ferreyra sostiene que una de las conclusiones que deja la muerte de su hermano es que "hay que dar una profunda y urgente discusión para cambiar a las organizaciones sindicales".

"El caso dejó expuesto como casi ningún otro la forma en la cual opera un sindicalismo que se vuelve patrón, empresario y explotador de sus propios trabajadores. Nos debemos en esta sociedad una profunda discusión sobre la democratización de los gremios", enfatizó.

 

En el juicio por la muerte de Mariano que se llevó a cabo en el Tribunal Oral 21 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se presentaron varias querellas, pero para el legislador la que siguió el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), resultó decisiva para llegar a una condena.

"El CELS hizo en el juicio un gran trabajo documental y técnico para dar con las responsabilidad de los culpables. Además se hizo un gran trabajo sobre la tercerización y el papel que tuvo en este caso. Prueba de ello lo constituye en hecho de que el propio presidente del tribunal (Horacio Días) tomó argumentos que expuso esta querella para fundamentar el fallo", detalló.

 

En cuanto al poder político y el rol que le cupo en la investigación, Pablo admitió que "lo más importante que se hizo desde el Ejecutivo fue no dificultar el trabajo de la Justicia".

 

"Lo fundamental es que no se entorpeció el trabajo de la Justicia. Eso es lo más importante que pudo hacerse desde el poder político. Sé que recibo críticas de parte de la dirigencia del Partido Obrero porque critican mi cercanía al Gobierno, pero bueno, es un tema con el que debo convivir", puntualizó.

 

Mañana a las 11, en la esquina de Perdriel y Luján, en el barrio porteño de Barracas, se colocará una placa en homenaje a Mariano en cumplimiento de una resolución que fue votada de forma unánime por la Legislatura porteña.

 

Fuente: Télam

 

 




Recomienda esta nota: