29/11/2015

Argentina

Desde la Corte consideran que Gils Carbó debe continuar como procuradora

La jueza Elena Highton de Nolasco recordó que el cargo es vitalicio, igual que el de los ministros de la Corte. "Nadie se ha metido jamás en nuestras sentencias, tenemos independencia judicial".

La vicepresidenta de la Suprema Corte de Justicia, la jueza Elena Highton de Nolasco, manifestó este domingo que la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, "debe cumplir su mandato". 

En diálogo radial, Highton de Nolasco habló sobre las presiones del macrismo para alejar de su función a Gils Carbó, cuyo cargo se extiende en el tiempo de modo independiente al gobierno de Cristina Kirchner. Al respecto, la jueza sostuvo: “El cargo de Gils Carbó es para quedarse, debe quedarse. El cargo de la procuradora es vitalicio, como el de los ministros de la Corte”.

La vicepresidenta de la Corte se refirió además al nombramiento de nuevos integrantes en el máximo tribunal, que a partir del 11 de diciembre, cuando se efectivice la renuncia de Carlos Fayt, contará con sólo tres miembros: “Lo ideal es que la Corte esté integrada, ciertamente. Me parece que 5 integrantes en la Corte está bien”. 

“Esta Corte deja el legado de estar a favor de los Derechos Humanos”, destacó Highton, al tiempo que subrayó la independencia del máximo tribunal: “Nadie se ha metido jamás en nuestras sentencias, tenemos independencia judicial”.

A tan sólo algunos días de que se formalice la renuncia de Fayt, quien a los 97 años decidió abandonar su cargo, la vicepresidenta de la Corte aseguró que por ahora no piensa en alejarse de su cargo: “Jamás pensé siquiera en renunciar. Yo no tengo plazos. Estoy muy bien como vicepresidenta de la Corte, no ambiciono la presidencia”. 

Por otro lado, Highton se expresó acerca de la violencia de género, flagelo que preocupa cada vez más a la sociedad argentina. Para la jueza, se trata de "un circulo vicioso, donde la violencia es por el que la ejerce pero el otro está sometido. Las alertas empiezan por los insultos o un empujón, va increscendo”. 

“Desde que está la oficina de violencia domestica veo muchos cambios en el Poder Judicial", sentenció Highton, y argumentó que "si en las escuelas se enseñara distinto, todo iría cambiando, aunque no de un día para el otro. Ocurre en todo el mundo por igual”, finalizó.


Recomienda esta nota: