12/03/2016

Argentina

“No somos un gobierno represor, hay que generar cierto orden”, afirma Bullrich

La ministra de Seguridad habló de “poner una regla de convivencia en las manifestaciones”, su pasado como montonera y la llegada de la “revolución de la alegría”.
Ampliar (1 fotos)

“Argentina tiene una entrada de drogas muy fuerte, tiene fabricación, producción, laboratorios, cocinas, en todas las clases sociales ha aumentado el consumo”, señaló la ministra de Seguridad.

Patricia Bullrich, la ministra de Seguridad de la Nación, habló sobre el protocolo antipiquetes y señaló que “no somos un gobierno represor, estamos planteando que no vale todo, que hay que generar cierto orden”.

En una entrevista para el diario El País, la funcionaria explicó: “Estamos tratando de generar un control cada vez más estricto de las calles, poner una regla de convivencia en las manifestaciones. Esto se hace paso a paso, todos los días tenemos uno pequeño. Estamos en una transición”.
 
Si bien en declaraciones a la prensa la funcionaria había sostenido que las personas que cortaban la calle tenían 5 minutos para desistir de esa acción o los iban a sacar, en la entrevista explicó: “Nosotros hablamos de cortes no planificados. Si hay 5.000 personas en la calle nadie los va a sacar en cinco minutos. Si hay 20 personas que cortan vamos a hacer que salgan, si hay 5.000 hay que encapsularlas para que corten lo mínimo posible. Depende del tipo de manifestación. Vamos generando una cultura, sabemos que costará años”.
 
Luego, el periodista le preguntó si tiene miedo de “tener un muerto” a manos de la policía, como le sucedió a Eduardo Duhalde en el 2002, pero la funcionaria enfatizó: “No va a pasar. Vamos a trabajar para que no pase. Pero lo que quiero es bajar la cantidad de muertos del país, de mujeres por femicidios, chicos a la salida de un boliche, asaltos. Ese es mi trabajo”.
 
No obstante, aclaró: “No somos un gobierno represor, estamos planteando que no vale todo, que hay que generar cierto orden. Queremos más convivencia, terminar con la teoría amigo-enemigo y no todo lo tengamos que resolver con caras tapadas, palos, piquetes. Nos llevará un año, dos, tres, cuatro, pero lo vamos a hacer”. 
 
También, contó que el Presidente está ocupado en ordenar ciertos aspectos del país, porque “había una especie de maqueta de que las cosas funcionaban y no era así” y eso se observa en “el déficit heredado, los niveles de homicidios, de violencia, el desorden de las fuerzas de seguridad”. En ese sentido, reflexionó: “Esa maqueta se está cayendo y está la realidad. Pero estamos empezando a tener resultados. Se cerró el cepo, se va a cerrar lo de los holdouts, estamos secuestrando el doble de droga que el año pasado”.
 
Por otra parte, Bullrich advirtió que “Argentina tiene una entrada de drogas muy fuerte, tiene fabricación, producción, laboratorios, cocinas, en todas las clases sociales ha aumentado el consumo”. La dirigente del PRO recalcó que “hay mucho narcomenudeo, se ve en todos los pueblos”.
 
“Es un problema muy grave. Argentina es punto de salida para Europa, también para algunos países asiáticos. También entran drogas de diseño de Europa. Estamos en altos niveles de exportación de coca. El nivel de alerta es amarilla”, alertó.  Es por eso que aumentarán la ayuda de Estados Unidos, Francia, Italia y aseguró que se está haciendo un trabajo en conjunto con los países de la región.
 
La ministra dio una explicación sobre su pasado de montera y su rol actual como funcionaria de Mauricio Macri: “Me fui de un sistema de poder que te atrapa. Es lo mismo que uno podría decir de Mujica, de Bachelet, de tanta gente que hoy comprende la democracia, que saben que el populismo fue lo peor y la violencia ha sido terrible. Son las mejores historias de Latinoamérica. No es el camino de Chávez, sino el del comunismo a la socialdemocracia en Europa, es algo bastante normal”.
 
“No hay seres superiores a otro, como uno creía con esa lógica de pensar que el proletariado era bueno por sí. Por eso me ha costado tanto entender el kirchnerismo. Porque gente que venía de la misma historia que yo en vez de seguir el camino democrático se metió en querer controlar la prensa, el mundo, los mercados”, concluyó.
 
Por último, consultada sobre “dónde está la revolución de la alegría que prometió Macri”, Bullrich aseguró: “Ya va a llegar. Cuando uno arma el pozo para hacer una estructura, la gente ve un vacío, luego empiezan los pilares, luego se construye el edificio. Yo veo a la gente contenta, quiere acompañarnos. La revolución de la alegría viene”.

Recomienda esta nota: