13/03/2016

Argentina

El Indio Solari hizo estremecer 200 mil almas sedientas de rock

Miles y miles de fanáticos vivieron un show único e inolvidable en el Hipódromo de Tandil. Fueron dos horas a pura emoción donde varió canciones como solista y de los redondos.

Alrededor de 200 mil personas vivieron un show inolvidable en el Hipódromo de Tandil, en una noche desbordante de rock y emoción. Sucede que Carlos "indio" Solari, de 67 años, se reencontró con su público después de un año, y eso le otorga un plus a esta nueva "misa ricotera".

Sobre el escenario, los Fundamentalistas del Aire Acondicionado estrenaban un par de notables incorporaciones: Martín Carrizo (aliado del Indio en el estudio, que se afianza como director musical del grupo y en batería reemplazará a Hernán Aramberri, Fundamentalista por más de 20 años) y Fernando Nalé, en bajo, que entra por Marcelo Torres. El tándem rítmico Nalé-Carrizo, ha trabajado con otro ilustre del rock: Gustavo Cerati.

El sábado 12 de marzo de 2016 quedará grabado a fuego en la historia de Tandil. El Indio Solari salió al escenario a las 21:10 y se dirigió a las miles de almas presentes en el Hipódromo y confirmó que la enfermedad que padece es el Parkinson. “Anda circulando una versión de que estoy enfermo…, y es verdad. Mister Parkinson me está pisando los talones, pero acá estoy”, confesó el popular artista y desató la ovación de sus fanáticos.

A las 21,30 en punto, con los acordes de "Nuestro amo juega al esclavo" comenzó el show de una velada de 28 canciones, que tuvo como prólogo una intensa misa que reunió a decenas de miles de fanáticos de distintos puntos del país y estados limítrofes.

Vestido con un pantalón carpintero, una camisa de jean y una campera al tono, el Indio se paseó durante más de dos horas por el mega escenario cuyo fondo simulaba una unidad carcelaria. “Pedía siempre temas en la radio” “Porco Rex” “Tatuaje” “Charro Chino” “Esto es  to-to-todo amigos” “Gran Lady” “Salando las heridas" "Cruz diablo” “Ramas desnudas” y “Ella baila con todos” formaron parte de la primera parte del repertorio que calentó las almas de los casi 200 mil fanáticos que se entregaron a la locura ricotera.

El show contó de otras dos partes donde se destacaron temas como “A la luz de la luna” “Las increíbles andanzas del Capitán buscapina en cybersiberia” “Barba Azul vs el amor letal” “Luzbelito y las sirenas” “Parabellum del buen psicopata” ”¿Por qué será que Dios no me quiere?” “Rock para los dientes” y “Flight 956”

Minutos antes de la medianoche el himno “Ji Ji Ji” sacudió el predio del Hipódromo con el pogo más grande del mundo, culminando el histórico recital con un show de fuegos artificiales.

La mística de lo que alguna vez se denominó Patricio Rey sigue viva, y seguirá mientras se junte un colectivo de miles de almas a corear una canción y se convierta en una sola voz, mientras desde el escenario baje esa cultura transhumante, el rock suburbano y el magnetismo de un líder icónico: el mismísimo Solari.


Recomienda esta nota: