11/04/2016

Argentina

Un juez federal le ordenó al Gobierno un informe sobre el protocolo antipiquetes

Tras un amparo presentado por Correpi, Ernesto Marinelli solicitó que se presente un informe sobre la aplicación de esta medida para limitar la protesta.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, puso en marcha en febrero el protocolo de actuación de las fuerzas de seguridad en manifestaciones que, según algunos especialistas en el tema, “limita de manera inconstitucional el derecho a la protesta al colocar al orden público por encima de todo” y le da mayores facultades policiales para reprimir y criminalizar la protesta social.

En este contexto, el juez en lo contencioso administrativo federal Ernesto Marinelli le ordenó al gobierno nacional que presente un informe sobre la aplicación del "protocolo antipiquete".

Ante una acción de amparo que inició la Coordinadora contra la Represión Política e Institucional (CORREPI), el magistrado dispuso que en cinco días el Ministerio de Seguridad de la Nación presente los antecedentes y los fundamentos del protocolo.

“El protocolo violenta derechos y garantías de raigambre constitucional, como el derecho de huelga, de expresión, de reunión, de informar y de ser informado, además de amenazar la libertad, la integridad física y la vida de cualquier persona que tenga la necesidad de manifestarse públicamente por una protesta o la reivindicación de un derecho”, explican desde CORREPI.

En tanto, desde el Centro de Estudios Sociales y Legales (CELS) sostienen que la medida impulsada por el ministerio que dirige Bullrich “no es solo muy pobre en todo lo que dice, si no que no dice nada de la cuestión de las armas de fuego. En el protocolo anterior estaba prohibido que cualquier policía que participara de un operativo en un contexto de movilización llevara armas de fuego”.

Además, en diálogo con el portal de noticias Política Argentina, desde el CELS expresaron que “con un protocolo como este, hoy el caso de Kosteki y Santillán seguiría impune y seguiríamos pensando que se mataron entre ellos, como decía la policía”.



Recomienda esta nota: